Connect with us

Editorial

Colombia, el país de los milagros ciclísticos (Opinión)

Publicado

el

"De cara a las contundentes evidencias, el ciclismo debería ser declarado como deporte nacional en Colombia" Carlos Ballesteros.

Los fanáticos y periodistas de diversas partes del mundo se podrían preguntar por las razones de la abundancia de buenos ciclistas en Colombia al igual que por los motivos de los grandes resultados conseguidos por ellos en las diferentes competencias del planeta del pedal. Y son muchas las ventajas que tienen nuestros corredores para hacer que este deporte brille a nivel global, algunas de ellas acompañadas de verdaderos milagros, aunque son notorios los vacíos que todavía se tienen a nivel estructural.

Démosle un repaso a lo que pueden ser las ventajas:

1. La privilegiada situación geográfica del país que está instalado entre tres cordilleras y que lo hacen apto para entrenar en altura.

2. La altitud sobre el nivel del mar. La mayoría de los ciclistas nacionales surge de poblaciones con buena altura, con niveles superiores a los 1.600 metros y esto les permite desarrollar condiciones fisiológicas especiales.

3. En los últimos años se volvió a mirar hacia la Costa Atlántica, cuna de grandes rematadores, quienes comienzan a interesar a los elencos del Viejo Continente. Con esto se potencializó una nueva generación de embaladores.

4. El fenotipo de nuestros corredores les da ciertas ventajas sobre los demás, especialmente cuando se señala a los escaladores.

5. Gracias al apoyo de los padres de familia de estos jóvenes que, unidos al respaldo de la parentela y amigos, se hace posible que el deportista pueda surgir. Por lo regular papá y mamá son los primeros patrocinadores.

6. En el medio del pedal existen verdaderos ángeles que han descubierto joyas del ciclismo.

7. Colombia tiene una arraigada tradición ciclista que infortunadamente no ha sido bien aprovechada ante el mundo. El ciclismo es un producto de exportación que debería ser mirado así por el Estado.

8. El sacrificio, el hambre y las ganas de derrotar la pobreza han hecho de muchos de nuestros ciclistas verdaderos hombres de acero.

9. Los grandes corredores como Rigoberto Urán, Nairo Quintana y Egan Bernal, terminaron de formarse fuera del país, gracias al apoyo de personas que hacen parte del movimiento de las bielas y los pedales de Europa.

10. Con la globalización y el crecimiento del ciclismo en los últimos años y la entrada de las multinacionales a los cuadros de la categoría World Team, el deporte del pedal genera ingresos a nivel internacional. Esto les ha permitido a nuestros héroes disfrutar del ascenso social.

11. A pesar de la falta de continuidad en los programas de gobierno, y la politiquería que no falta, algunos departamentos como Antioquia y Boyacá, por ejemplo, han mantenido su respaldo al ciclismo.

12. Serán muchos los años por venir, para seguir disfrutando de los éxitos de los escarabajos, a pesar de que afuera valoren más nuestro talento. Si este fenómeno ocurriera en un país desarrollado, el apoyo sería total y el enfoque muy diferente.

13. Alienta el resurgir del ciclismo femenino, con el respaldo de algunos patrocinadores. Hay que promoverlo de manera decidida.

Ahora hagamos un repaso de cuáles son las falencias y lo mucho por corregir en nuestro ciclismo interno:

1. De cara a las contundentes evidencias, el ciclismo debería ser declarado como deporte nacional en Colombia, lo que le podría traer enormes beneficios al país.

2. Esta disciplina deportiva adolece de un sistema. De un sincronizado engranaje con numerosos estamentos que hagan parte de él, como sucede con el fútbol profesional, en el que casi todo el mundo tira para el mismo lado.

3. El pedal debe convertirse en un sector formalizado, que se constituya en una verdadera organización, agremiación o asociación.

4. Es importante promover la creación de un manifiesto sobre el uso de la bicicleta, mediante el cual se congreguen todos los sectores que hacen parte del ciclismo competitivo, recreativo y transporte. Establecer políticas claras.

5. Ni en los colegios, ni en las universidades de Colombia existe orientación hacia este deporte desde temprana edad. Esto podría ser contemplado como parte de la cultura y la formación académica en tiempos de bicicleta.

6. Aquí no se cultiva el apoyo al ciclismo desde la base, a no ser que algún corredor se convierta en figura. Hay empresas, políticos y dirigentes que se aprovechan de esto cuando se presenta un éxito resonante. No siembran como política general.

7. No existe el adecuado seguimiento a deportistas desde sus inicios, como sí sucede en otras naciones.

8. En países como Estados Unidos llevan las estrellas colegiales y universitarias a los pequeños equipos, creando oportunidades, por lo que los jóvenes tienen rápida figuración.

9. Que los ciclistas juveniles puedan disfrutar de becas, estímulos de diversa índole y horarios especiales, para poder adelantar sus estudios de bachillerato y universitarios. Se requiere contar con deportistas bien formados desde la base.

10. Hoy hacen falta velódromos adecuados en Colombia (techados y con pista de madera); carreteras y vías disponibles; más infraestructura, con el fin de masificar certámenes del pedal. Las concesiones viales deberían ser directas aliadas del ciclismo, incluso ser patrocinadoras.

11. No se ha sembrado una cultura de respeto al ciclista, quien día a día expone su vida en las carreteras de la nación.

12. Internamente, es necesaria una adecuada comercialización del ciclismo hacia las grandes empresas, que no ven reflejados los beneficios de manera directa. Esto lo miran como un gesto de ayuda, más que como un tema de inversión.

13. En Colombia no hay exenciones tributarias para las empresas que apoyen al ciclismo. Resulta clave contar con la decidida participación de la empresa privada.

14. No existe un programa de respaldo formal a los pocos clubes de formación existentes, ni mucho menos a la creación de nuevos entes. El apoyo resulta precario.

15. Es evidente la falta de más programas de capacitación y desarrollo de técnicos especializados y preparadores físicos. Llevar el ciclismo a las aulas de clase, especialmente a la universidad que se ha quedado corta en este campo.

16. Urge la aparición de dirigentes de ligas, federaciones y clubes con jóvenes preparados, sin olvidar la cuota de experiencia.

17. Infortunadamente, la Fedeciclismo no se ha abierto a que se organicen otros modelos de carreras en el país, lo que traería consigo mayor modernización de las competencias y así poder hacer más eventos internacionales de gran magnitud.

18. Es evidente la falta de controles sorpresa al dopaje. Llevar más educación a ciclistas y técnicos sobre los inconvenientes de lo que se considera como un flagelo. En esto del control es clave el papel del Ministerio del Deporte.

19. Amerita revisar el asunto de las licencias departamentales y nacionales. Un corredor juvenil, que apenas comienza, debe pagar $130.000 anuales, si es afiliado a la Liga de Antioquia, y $120.000 si se trata de la licencia nacional. Este dinero sale, regularmente, de los bolsillos de los padres de familia.

20. En Colombia se organizan carreras para jóvenes como las Vueltas del Futuro, del Porvenir y la Juventud, pero sin apoyo económico para los equipos, y al contrario, estos deben cubrir todos los gastos, incluyendo alimentación, hidratación, transporte, alojamiento, mecánicos, masajistas y auxiliares. Todas las premiaciones de estas competencias deberían ser en metálico, para que se vea retribuido el esfuerzo y la inversión.

21. De parte del Estado no existe la figura del cero arancel a las importaciones de bicicletas, para que estas puedan tener más acceso al público en general. En países como Chile el comercio de la bicicleta es mucho mayor comparado con Colombia. Allí no hay aranceles, está la ventaja del ingreso per cápita y de paso se lleva salud y recreación a la ciudadanía.

22. Los medios de comunicación del país, con las valiosas excepciones de aquellos que han trabajado durante muchos años en pro del ciclismo, no valoran informativa y equitativamente el pedal. Solo con los recientes triunfos obtenidos en Europa se ganó un espacio, especialmente en la televisión.

Después de este repaso ¿Qué opinión tiene acerca de lo que vive el ciclismo interno y de muchos de sus milagros?

Por: Carlos Ballesteros (Gerente Bike House)

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: Un Tour diferente

Publicado

el

A pesar de que los años pasan, en el mundo hay cosas que siguen pasando por primera vez y el Tour de Francia con sus 117 años de existencia y 107 ediciones llevadas a cabo, es una demostración de lo que se encuentra por vez primera en su ya largo camino. Veamos:

Por primera vez, El Tour se corre en un mes diferente a julio y ello hace prever que la cantidad de publico que lo sigue en salidas, llegadas y recorrido en cada una de sus etapas se verá reducido notablemente tanto por el hecho de que el verano y las vacaciones se terminan y hay que volver al trabajo y el estudio.

Además, la pandemia que sigue siendo una amenaza mundial y las restricciones tomadas por las autoridades de Francia y del Tour convierten la carrera en una “burbuja” prácticamente inaccesible para la gran masa como ya se vio en la presentación de equipos.

También por primera vez, el Tour se ve obligado a imponer un exigente protocolo a corredores, acompañantes, caravana y público de tal manera que inicialmente estamos viendo extrañamente que es más importante este aspecto sanitario que el deportivo y a diario se vivirá el Tour con un alto nivel de estrés y en medio de gran tensión por parte de todos los miembros de la caravana sin excepción alguna.

Otro acontecimiento que se vive por primera vez para el ciclismo colombiano y mundial que se convierte en motivo de orgullo para nuestro país es la presencia de 5 ciclistas colombianos ubicados entre los 10 grandes favoritos al podio. Además, capitanes de poderosas escuadras de la máxima categoría del ciclismo mundial.

Egan Bernal (INEOS-Grenadiers), Nairo Quintana (Arkéa Samsic), Miguel Ángel López (Astana), Rigoberto UránDaniel Martínez (EF), y Esteban Chaves (Mitchelton Scott) hacen parte con todos los méritos, antecedentes históricos y recientes-, del selecto grupo de favoritos que la crónica especializada y el publico ha escogido para este Tour de Francia 2020 junto a Primoz Roglic y su compañero Tom Daumolin, Thibaut Pinot, Tadej Pogacar, Guillaume Martin, Romain Bardet y Mikel Landa.

Desde el punto de vista deportivo, el Tour 2020 significa una mezcla de niveles desconocidos en virtud del confinamiento, simulador, entrenamientos en carretera y finalmente algunas competencias, todo ello en mayor o menor proporción por parte de todos los participantes, lo que hace que la carrera parta con una INCÓGNITA ASÍ DE GRANDE, aunque los resultados muestren algunos ciclistas (Roglic, Quintana, Bernal, Martínez, Pinot, entre otros) un poco aventajados pero eso no asegura que ya ganaron el Tour.

Una incógnita que comenzará también a despejarse de manera inusual muy temprano, desde la segunda etapa el domingo próximo y luego el martes siguiente, con dificultades montañosas de gran calibre en la segunda etapa y la primera llegada en alto en la cuarta, lo que permitirá tener muy rápidamente seleccionado el grupo de los 20 que van a disputar los lugares de privilegio.

El desconocimiento de lo que pueda pasar ya en la primera semana, la respuesta en la última, unido esto al condicionamiento que el clima pueda presentar hacen saber que asistiremos a un Tour diferente, misterioso e impredecible, pero del mismo modo apasionante y dramático que habrá que vivir día por día ante la imposibilidad de echarle una mirada al futuro con alguna seguridad.

Eso sí, nos queda la confianza en que nuestros ciclistas van a responder por su favoritismo haciendo gala de sus progresos, condiciones, experiencia, además del presente y futuro que los acompaña. Por ello es que Egan Bernal parte compartiendo el favoritismo con Primoz Roglic, pero todo hace pensar que el campeón actual está en condiciones tanto individual como colectivamente para defender  exitosamente el título que ganó el año pasado por primera vez para Colombia y Latinoamérica.

Corresponde finalmente cruzar dedos para que todo transcurra normalmente desde Niza hasta París, como hasta ahora sucedió con el ciclismo y sus competencias pues del resultado del Tour en este aspecto va a depender igualmente la continuidad de la temporada europea con el Giro, Mundiales, Vuelta. Así como los calendarios de otras partes del mundo, incluido el nuestro,  que aguarda con paciencia y expectativa la posibilidad de poner al lote nacional en movimiento teniendo como espejo y argumento lo sucedido en Europa. Bon Chance et bon voyage.

Seguir leyendo

Editorial

HISTORIAS DE COLOMBIA EN EL TOUR (IV): FABIO PARRA, EL PRIMER PODIO

Publicado

el

Steven Rooks, Perico Delgado y Fabio Parra en el podio Tour de Francia 1988 (AlbertoUrrego/Foto©MundoCiclístico2020)

Cuando llegó a su edición número 75, el Tour de Francia se había convertido ya para el año 1988 en algo familiar y expectante para millones de colombianos gracias a los logros cada vez mayores que sus ciclistas iban consiguiendo frente a lo mejor del ciclismo mundial, ya no solamente en el Tour sino en otras competencias de gran magnitud e importancia como el Giro de Italia, la Vuelta a España con Lucho Herrera -Campeón en 1987- y otras tantas desconocidas para el aficionado o periodista del común en nuestro país.

El movimiento ciclístico nacional a estas alturas ya contaba con tres equipos profesionales (Café de Colombia, Manzana Postobón y Pony Malta) que competían simultáneamente en el calendario nacional e igualmente en las carreras de Europa, principalmente en los tres grandes: Tour, Giro y Vuelta.

También se hacía mas latente el interés de equipos europeos por contar con ciclistas colombianos y la gran noticia de finales de 1987 y comienzos de 1988 fue la contratación de Fabio Parra para el equipo español KELME dirigido por Rafael Carrasco, quien se hizo furibundo seguidor y creyente del talento colombiano en sus visitas a la Vuelta a Colombia y observándolos en Europa.

Por ello fue que en una elegante ceremonia en el Hotel Cosmos de Bogotá, Rafael hizo la presentación de su nueva escuadra para la temporada 1988, contando con la presencia de su amigo y súper campeón Eddy Merck, ahora propietario de la fabrica de bicicletas con su nombre y proveedor oficial para KELME, viajando al día siguiente con Parra acompañado de otros tres colombianos (Humberto Parra, José Roncacio y Jairzinho Rivas) hacia Madrid para repetir la ceremonia en el no menos fastuoso Hotel Meliá Princesa de la capital española.

El gran atractivo del Kelme-1988 era la presencia de Fabio Parra, ya precedido de gran prestigio por sus actuaciones anteriores con el Café de Colombia, tanto en Francia como en España y en el calendario colombiano, del cual disputó en ese 1988 la Vuelta a Colombia ocupando el cuarto lugar detrás de su ex-compañero de equipo Lucho Herrera, Álvaro Mejía y Pablo Wilches.

La delegación colombiana hacia el Tour-1988, además de los Kelme estaba compuesta por el Café de Colombia con Lucho Herrera quien venía de ganar en forma brillante el Dauphine Liberé y estaba acompañado por Martin Ramírez, Julio Cesar Cadena, Henry Cárdenas, Israel Corredor, Samuel Cabrera y Edgar Corredor, además de Omar Hernández en el equipo REYNOLDS de Perico Delgado.

En Madrid, Parra fue la atracción principal de medios e invitados pues junto a corredores como Vicente Belda, Eduardo Chozas, Gastón Iñaki y Pepe Recio entre otros, integraban una poderosa escuadra con objetivos muy altos, uno de ellos y tal vez el principal, el Tour de Francia que se correría después de la Vuelta a España donde Fabio apareció en 1988 ya con el uniforme de KELME, luego de hacerlo con el Café de Colombia en dos oportunidades.

Esta vez se ubicó en el quinto lugar de la carrera ganada por Sean Kelly y mira hacia el Tour que ya conoce y al que no teme después de correrlo en 1985 (octavo), 1986 (abandonó), 1987 (sexto) y el 1988 le tenía reservado algo mejor.

Rumbo al podio en París ganando etapa en Morzine

Y tanto no le tenía temor al Tour-1988, que el de Sogamoso poco a poco fue abriéndose camino en las tensas jornadas iniciales y en cuanto el Tour entra en los Alpes después de la primera semana, otra vez Morzine se convierte en “paraíso del ciclismo colombiano” viendo a Fabio en la etapa 11, llegar primero y en solitario, subiendo al puesto 11 de la general a 3 minutos 6 segundos del canadiense Steve Bauer, líder sorpresivo hasta el momento.

Pero fueron suficientes las dos etapas siguientes para ver al astro colombiano con los colores del KELME llegando cuarto al Alpe d’Huez luego de ser trancado por una moto cuando lanzaba furioso ataque que le reportaría la etapa y el liderato, quedando en el tercer lugar de la general a 1 minuto 20 segundos del nuevo líder Perico Delgado.

El Tour siguió en los Alpes y Parra salió del “paraíso alpino” instalado en el cuarto lugar de la general -después de una contrarreloj que ganó Perico-, rumbo a los Pirineos y convencido de que aún podría mejorar frente a Rooks, Perico, Bauer y el mismo Lucho, con quienes podría disputar un puesto en el podio.

Fabio Parra en el podio final y Lucho Herrera sexto

Y…así sucedió, pues en las etapas pirenaicas de Luz Ardiden, Guzet Neige y una nueva contrarreloj de 38 kilómetros, Perico se aseguró el título, Steven Rooks el segundo lugar y Fabio Parra el tercero, con Lucho Herrera (Café de Colombia) en el honroso sexto lugar.

Dando paso a las jornadas rumbo a Paris en donde Fabio Parra, después del ya tradicional paseo de la victoria sube en el Obelisco de la Avenida de Campos Elíseos en el tercer puesto (a 9 minutos 58 segundos), junto al campeón Pedro Delgado (REYNOLDS) y el neerlandés Steven Rooks (PDM) como subcampeón, pasando a la historia como el primer colombiano en subir al PODIO FINAL del Tour de Francia.

Dejando claro que el ciclismo colombiano tenía entre sus ruteros el suficiente talento y capacidad no solo para aprender y equipararse con el mejor ciclismo del mundo, sino también para superarlo como ya se venía demostrando y como iba a seguir sucediendo.

El final de ese Tour de Francia se vio empañado por el escándalo en el cual resultó involucrado el campeón Pedro Delgado, al resultar positivo por PROBENECID en un control antidopaje, lo que pudo terminar en su descalificación pero el corredor y su grupo científico liderado por el propio gobierno español, demostraron que ese producto no pertenecía a la lista oficial de productos prohibidos por la UCI y por lo tanto no había lugar a la descalificación.

A pesar de todo lo sucedido, Pedro Delgado pasó a la historia del ciclismo en su país como el tercer español en conseguir el titulo de campeón del Tour después de Federico Bahamontes y Luis Ocaña, mientras Fabio Parra desde 1988 abrió un compás de espera para que otros pudiesen intentarlo como sucedió con Álvaro Mejía y Santiago Botero (cuartos en 1993 y 2002 respectivamente), hasta conseguirlo nuevamente: Nairo Quintana en 2013 subcampeón, 25 años después.

Fotos©Revista Mundo Ciclístico

Todos los Derechos Reservados

Seguir leyendo

Editorial

HISTORIAS DE COLOMBIA EN EL TOUR (III): LAS PRIMERAS CAMISETAS

Publicado

el

Fabio Parra y Lucho Herrera con la camiseta de mejor joven y líder de la montaña en el Tour de Francia 1985 (AlbertoUrrego/Foto©MundoCiclístico2020)

En junio de 1985, aún estaban frescas en la memoria de millones de colombianos las imágenes y recuerdos de lo sucedido en la Vuelta a España en mayo con la formidable aparición de Pacho Rodríguez (equipo ZOR de España) en el podio (tercero) del giro ibérico y una semana después, ganando el Clásico RCN al mismísimo Luis Herrera, quien a su vez se impuso en  la Vuelta a Colombia antes de viajar a su segundo Tour de Francia.

Esta vez con nuevo co-patrocinador (CAFÉ DE COLOMBIA) y llevando en el equipaje más experiencia y madurez, además de un equipo con mayor solidez y reforzado con el hombre con el que escribiría una historia gigante para el ciclismo colombiano y mundial desde ese momento: Fabio Parra, debutante del Tour de Francia.

Como era lógico esperar y además previsible, en la medida en que pasa el tiempo muchas cosas mejoran y el ciclismo colombiano no podía ser la excepción. Esta vez por lo que en esta tercera incursión al Tour de Francia ya mostró sus enormes progresos, para competir al más alto nivel sin importarles la crudeza de la carrera que incluyó nuevamente 233 kilómetros CRI repartidos en 4 jornadas – Prólogo de 7 kilómetros, y  cuatro etapas de 73,75, 31 y 47 kilómetros respectivamente-. 

Lo que penalizaba notablemente al equipo colombiano que se hizo presente en la línea de partida en el frío norte francés el 28 de junio con Luis Herrera, Fabio Parra, Rafael Acevedo, Pablo Wilches, Antonio Agudelo, Reynel Montoya, Herman Loaiza, Néstor Mora (Q.E.P.D), Rogelio Arango y Carlos Mario Jaramillo (hoy Seleccionador Nacional), dirigidos por el experto entrenador Raúl Mesa y acompañados en el lote por Pacho Rodríguez (Zor de España), quien venía a ratificar su podio en la Vuelta a España.

Pero a pesar de este factor en contra, el conjunto nacional encontró en la montaña su principal aliado para contrarrestar el poderío al reloj de sus grandes rivales como; Bernard Hinault, Greg Lemond, Perico Delgado, Stephan Roche, Sean Kelly, Phil Anderson, notándose la ausencia por lesión del vencedor  del año anterior Laurent Fignon.

Situación que no impidió una vez lanzada la carrera que después del festival de pasistas y velocistas en la primera semana, aparecieran, como una tromba, los especialistas en domesticar la montaña, encabezados por el mismísimo Bernard Hinault en su condición de líder, buscando su quinto titulo como campeón.

‘La Bomba H’ aparece en el Tour de Francia

Con lo que tal vez no contaban Hinault y el bloque europeo es con la decisión de Herrera, Parra, Acevedo y compañía de exhibir sus notables progresos y el deseo de convertirse en estrellas mundiales, lo que no tardaron mucho en conseguir.

En efecto, fue en el corazón de los Alpes (tierra de grandes beneficios para nuestro ciclismo) y más exactamente en la etapa once hacia Morzine-Avoriaz, donde apareció la inolvidable ‘Bomba H’ (Herrera-Hinault) titulada así en la portada de Revista Mundo Ciclístico y que explotó ese día en el Tour, dejando como “daños colaterales” la sensacional victoria de Lucho, la ratificación de Hinault en el liderato, el tercer lugar de Parra y el cuarto del Perico Delgado en la etapa.

El verdadero Tour apenas había comenzado ese día y de acuerdo a lo visto en Avoriaz,muchas cosas estaban por suceder: El soberbio doblete, al día siguiente en Lans En Vecors, al término de la etapa más larga (269 Kilómetros) del “dúo dinámico cafetero” integrado por Fabio Parra y Lucho Herrera, quienes luego de un fantástico recital aparecen en la meta, Fabio ganando etapa en su primer Tour y segundo Lucho, ratificando su posesión de la camiseta de puntos rojos y Parra apuntando hacia la camiseta blanca del mejor joven.

Sangre en el asfalto, el precio del triunfo

Por si faltara algo más, 48 horas después y luego de una nueva CRI aparece otra vez la montaña rumbo a la capital del ciclismo francés –Saint Ettienne-, sede de varias de las mas importantes empresas fabricantes de bicicletas y componentes.

Es la fracción número catorce y nuevamente Herrera, con solidez y maestría aparece coronando en primera posición el último premio de montaña antes de bajar a Saint Ettienne y emprende en solitario la búsqueda de una nueva victoria pero en una “maldita curva” pierde el equilibrio, se va hacia la derecha y golpea su rostro con una roca, lo que no le impide continuar ensangrentado y así llega a la meta con brazos arriba, camiseta bañada no en sudor sino en sangre, enviando un mensaje al mundo del coraje colombiano para enfrentar las dificultades.

Ese mismo día y minutos mas tarde llega a Saint Etienne el lote principal con los astros de la carrera e imprevistamente. Hinault entra en la disputa de los puestos secundarios, yéndose al piso y cruzando también la meta con el rostro cubierto por la sangre, lo que curiosa y coincidencialemnte hace que las dos grandes estrellas del ciclismo y del Tour se encuentren al finalizar la jornada en el mismo hospital, buscando la curación para las heridas.

Mejor escalador y mejor joven, los primeros trofeos

Aún restaba la ultima semana de carrera con los Pirineos en el camino y la lucha por los puestos después de Hinault era el gran atractivo, así como la de la camiseta blanca entre el canadiense Steve Bauer, el español Eduardo Chozas y el colombiano Fabio Parra, pero finalmente el asunto sería resuelto en favor del novato colombiano. Mientras que las restantes etapas de montaña fueron adquiridas por Eduardo ChozasPerico Delgado y Stephan Roche, saliendo de los Pirineos rumbo a París con el podio y las posiciones claves prácticamente definidas.

Le correspondió a Greg Lemond ganar la CRI anterior al ‘paseo de la victoria’, del cual hicieron parte merecidamente Luis Herrera (SEPTIMO Y REY DE LA MONTAÑA) y Fabio Parra (OCTAVO y MEJOR JOVEN), saldo con el cual desfilaron en París, sin Rogelio Arango, Pablo Wilches y Pacho Rodríguez, obligados al abandono por caída o enfermedad.

Con Bernard Hinault Campeón del Tour por quinta vez, acompañado de Greg Lemond – su compañero de equipo– que recibiría la herencia al año siguiente y Stephan Roche como brillante tercero del Tour 1985. 

Herrera y Parra traerían para el país y para sus propias salas de trofeos, las primeras camisetas símbolos del Tour, de una serie interminable que con el paso de los años seguirían coleccionando decenas de ciclistas como ellos que buscarían la gloria en las carreteras francesas. También Lucho trajo para su natal Fusgasugá un hermoso toro de la región de Limousin, famosa por su riqueza ganadera que le fue regalado como muestra de admiración.

Los ‘escarabajos’ dictaron en el Tour de 1985 por primera vez para el mundo su propia ley, ‘LA LEY DE LA MONTAÑA’ y dejaron escrito un nuevo capitulo para admiración de Colombia y del planeta ciclístico, en el que se representaba muy bien su presente pero ante todo, los ponía en la élite del ciclismo mundial.

Apenas tres años después de su tímido desembarco en Europa, a ‘los reyes de las montañas’ y les auguraba un futuro que entonces era tal vez inimaginable pero posible y que incluía el sueño de, GANAR  UN DIA EL TOUR DE FRANCIA, para lo cual necesitarían 35 años más ….!!!!!!

Seguir leyendo
Anuncio
Anuncio