Connect with us

Editorial

Colombia, el país de los milagros ciclísticos (Opinión)

Publicado

el

"De cara a las contundentes evidencias, el ciclismo debería ser declarado como deporte nacional en Colombia" Carlos Ballesteros.

Los fanáticos y periodistas de diversas partes del mundo se podrían preguntar por las razones de la abundancia de buenos ciclistas en Colombia al igual que por los motivos de los grandes resultados conseguidos por ellos en las diferentes competencias del planeta del pedal. Y son muchas las ventajas que tienen nuestros corredores para hacer que este deporte brille a nivel global, algunas de ellas acompañadas de verdaderos milagros, aunque son notorios los vacíos que todavía se tienen a nivel estructural.

Démosle un repaso a lo que pueden ser las ventajas:

1. La privilegiada situación geográfica del país que está instalado entre tres cordilleras y que lo hacen apto para entrenar en altura.

2. La altitud sobre el nivel del mar. La mayoría de los ciclistas nacionales surge de poblaciones con buena altura, con niveles superiores a los 1.600 metros y esto les permite desarrollar condiciones fisiológicas especiales.

3. En los últimos años se volvió a mirar hacia la Costa Atlántica, cuna de grandes rematadores, quienes comienzan a interesar a los elencos del Viejo Continente. Con esto se potencializó una nueva generación de embaladores.

4. El fenotipo de nuestros corredores les da ciertas ventajas sobre los demás, especialmente cuando se señala a los escaladores.

5. Gracias al apoyo de los padres de familia de estos jóvenes que, unidos al respaldo de la parentela y amigos, se hace posible que el deportista pueda surgir. Por lo regular papá y mamá son los primeros patrocinadores.

6. En el medio del pedal existen verdaderos ángeles que han descubierto joyas del ciclismo.

7. Colombia tiene una arraigada tradición ciclista que infortunadamente no ha sido bien aprovechada ante el mundo. El ciclismo es un producto de exportación que debería ser mirado así por el Estado.

8. El sacrificio, el hambre y las ganas de derrotar la pobreza han hecho de muchos de nuestros ciclistas verdaderos hombres de acero.

9. Los grandes corredores como Rigoberto Urán, Nairo Quintana y Egan Bernal, terminaron de formarse fuera del país, gracias al apoyo de personas que hacen parte del movimiento de las bielas y los pedales de Europa.

10. Con la globalización y el crecimiento del ciclismo en los últimos años y la entrada de las multinacionales a los cuadros de la categoría World Team, el deporte del pedal genera ingresos a nivel internacional. Esto les ha permitido a nuestros héroes disfrutar del ascenso social.

11. A pesar de la falta de continuidad en los programas de gobierno, y la politiquería que no falta, algunos departamentos como Antioquia y Boyacá, por ejemplo, han mantenido su respaldo al ciclismo.

12. Serán muchos los años por venir, para seguir disfrutando de los éxitos de los escarabajos, a pesar de que afuera valoren más nuestro talento. Si este fenómeno ocurriera en un país desarrollado, el apoyo sería total y el enfoque muy diferente.

13. Alienta el resurgir del ciclismo femenino, con el respaldo de algunos patrocinadores. Hay que promoverlo de manera decidida.

Ahora hagamos un repaso de cuáles son las falencias y lo mucho por corregir en nuestro ciclismo interno:

1. De cara a las contundentes evidencias, el ciclismo debería ser declarado como deporte nacional en Colombia, lo que le podría traer enormes beneficios al país.

2. Esta disciplina deportiva adolece de un sistema. De un sincronizado engranaje con numerosos estamentos que hagan parte de él, como sucede con el fútbol profesional, en el que casi todo el mundo tira para el mismo lado.

3. El pedal debe convertirse en un sector formalizado, que se constituya en una verdadera organización, agremiación o asociación.

4. Es importante promover la creación de un manifiesto sobre el uso de la bicicleta, mediante el cual se congreguen todos los sectores que hacen parte del ciclismo competitivo, recreativo y transporte. Establecer políticas claras.

5. Ni en los colegios, ni en las universidades de Colombia existe orientación hacia este deporte desde temprana edad. Esto podría ser contemplado como parte de la cultura y la formación académica en tiempos de bicicleta.

6. Aquí no se cultiva el apoyo al ciclismo desde la base, a no ser que algún corredor se convierta en figura. Hay empresas, políticos y dirigentes que se aprovechan de esto cuando se presenta un éxito resonante. No siembran como política general.

7. No existe el adecuado seguimiento a deportistas desde sus inicios, como sí sucede en otras naciones.

8. En países como Estados Unidos llevan las estrellas colegiales y universitarias a los pequeños equipos, creando oportunidades, por lo que los jóvenes tienen rápida figuración.

9. Que los ciclistas juveniles puedan disfrutar de becas, estímulos de diversa índole y horarios especiales, para poder adelantar sus estudios de bachillerato y universitarios. Se requiere contar con deportistas bien formados desde la base.

10. Hoy hacen falta velódromos adecuados en Colombia (techados y con pista de madera); carreteras y vías disponibles; más infraestructura, con el fin de masificar certámenes del pedal. Las concesiones viales deberían ser directas aliadas del ciclismo, incluso ser patrocinadoras.

11. No se ha sembrado una cultura de respeto al ciclista, quien día a día expone su vida en las carreteras de la nación.

12. Internamente, es necesaria una adecuada comercialización del ciclismo hacia las grandes empresas, que no ven reflejados los beneficios de manera directa. Esto lo miran como un gesto de ayuda, más que como un tema de inversión.

13. En Colombia no hay exenciones tributarias para las empresas que apoyen al ciclismo. Resulta clave contar con la decidida participación de la empresa privada.

14. No existe un programa de respaldo formal a los pocos clubes de formación existentes, ni mucho menos a la creación de nuevos entes. El apoyo resulta precario.

15. Es evidente la falta de más programas de capacitación y desarrollo de técnicos especializados y preparadores físicos. Llevar el ciclismo a las aulas de clase, especialmente a la universidad que se ha quedado corta en este campo.

16. Urge la aparición de dirigentes de ligas, federaciones y clubes con jóvenes preparados, sin olvidar la cuota de experiencia.

17. Infortunadamente, la Fedeciclismo no se ha abierto a que se organicen otros modelos de carreras en el país, lo que traería consigo mayor modernización de las competencias y así poder hacer más eventos internacionales de gran magnitud.

18. Es evidente la falta de controles sorpresa al dopaje. Llevar más educación a ciclistas y técnicos sobre los inconvenientes de lo que se considera como un flagelo. En esto del control es clave el papel del Ministerio del Deporte.

19. Amerita revisar el asunto de las licencias departamentales y nacionales. Un corredor juvenil, que apenas comienza, debe pagar $130.000 anuales, si es afiliado a la Liga de Antioquia, y $120.000 si se trata de la licencia nacional. Este dinero sale, regularmente, de los bolsillos de los padres de familia.

20. En Colombia se organizan carreras para jóvenes como las Vueltas del Futuro, del Porvenir y la Juventud, pero sin apoyo económico para los equipos, y al contrario, estos deben cubrir todos los gastos, incluyendo alimentación, hidratación, transporte, alojamiento, mecánicos, masajistas y auxiliares. Todas las premiaciones de estas competencias deberían ser en metálico, para que se vea retribuido el esfuerzo y la inversión.

21. De parte del Estado no existe la figura del cero arancel a las importaciones de bicicletas, para que estas puedan tener más acceso al público en general. En países como Chile el comercio de la bicicleta es mucho mayor comparado con Colombia. Allí no hay aranceles, está la ventaja del ingreso per cápita y de paso se lleva salud y recreación a la ciudadanía.

22. Los medios de comunicación del país, con las valiosas excepciones de aquellos que han trabajado durante muchos años en pro del ciclismo, no valoran informativa y equitativamente el pedal. Solo con los recientes triunfos obtenidos en Europa se ganó un espacio, especialmente en la televisión.

Después de este repaso ¿Qué opinión tiene acerca de lo que vive el ciclismo interno y de muchos de sus milagros?

Por: Carlos Ballesteros (Gerente Bike House)

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: La redención del ciclismo en pista

Publicado

el

La historia del ciclismo colombiano nos dice que desde 1950, el ciclismo en pista colombiano se ha encargado de conseguir toda clase de títulos, medallas, comenzando cuando ni siquiera se había construido el primer velódromo en Colombia con un equipo de 4.000 metros, armado a último minuto con Efraín Forero, Efraín Rozo, Jaime Tarquino y Luis Ortiz y obtuvo la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos de Guatemala, derrotando a Cuba.

Sin embargo, la atención y tratamiento brindados a esta disciplina no han estado en concordancia con lo conseguido y mas bien han sido sus acompañantes el poco interés, olvido, desgreño a todos los niveles, pero ha podido sobrevivir gracias al esfuerzo y determinación de individualidades con el propio ciclista, uno que otro entrenador, algún dirigente de Federación o Liga (Ettore San Giovanni y Jorge Ovidio González).

Igualmente con los esfuerzos de una empresa gubernamental (Coldeportes ahora Ministerio del Deporte) y otra privada como POSTOBON que en los años 80 y un poco de los 90 quisieron remediar esta situación, pero ese empeño quedó trunco en virtud a una serie de aspectos que produjeron el frenazo al ambicioso proyecto.

Sin embargo, la constancia y determinación han permitido forjar una historia que permite mostrar orgullosamente una envidiable cantidad de títulos y medallas en campeonatos mundiales, panamericanos, Centroamericanos, Bolivarianos y Juegos Olímpicos, conseguidos desde Efraín Forero, Efraín Rozo, Alfonso Tarquino.

Seguidos en el tiempo por Cochise Rodríguez, Papaya Vanegas, Balbino Jaramillo, Efraín Domínguez, Fernando Gaviria, Edwin Ávila, María Luisa Calle, hasta Fabián Puerta y actualmente Martha Bayona y Kevin Quintero, los mas recientes abanderados del trabajo realizado en los ocho velódromos colombianos, especialmente Medellín Cali, intentando sobresalir también en las pistas del mundo.

Todos ellos, acompañados de la experiencia y enseñanzas de técnicos como Hernán Herrón, Hugo CuartasClaudio Costa, hasta Absalón Rincón, Julián Velásquez, John Jaime González, contando todos, en mayor o menor proporción, con el apoyo de empresas y entidades que hicieron posible conseguir objetivos que no parecían posibles.

A lo anterior se debe agregar la realización en nuestro país de eventos de talla mundial para el ciclismo en pista como las paradas de Copa Mundo y el Campeonato Mundial de Bogotá en 1995 y de Cali en 2014, lo que no solamente permitió la promoción de esta clase de ciclismo, sino la aparición de grandes valores y la construcción de los velódromos de Cali y Bogotá.

Sumando a esto, las competencias a nivel continental y nacional que también permitieron la construcción de otros escenarios en MedellínBarranquilla, Bucaramanga, Duitama, Pereira, los que han permitido sostener el gusto por la práctica del ciclismo a alta velocidad en el país.  

Es necesario reconocer que hasta hoy, solamente el Programa Postobón y ahora el PAD (Proyecto Avanzado de Desarrollo) promovido por el Ministerio del Deporte y coordinado por la FCC, han intentado resarcir el movimiento ciclístico de la pista con lo que ha debido ser desde siempre un decidido y ordenado proceso de orden administrativo, técnico y científico (Nacional y regional) apoyado por entes privados o gubernamentales.

Por fortuna, el ministro Ernesto Lucena aceptó desde el año anterior el programa propuesto por la FCC, con Mauricio Vargas y Hernando Zuluaga a la cabeza, para redimir esta modalidad del ciclismo venida a menos en los últimos años, lo que no se compadece con un pasado glorioso en las diversas modalidades tanto individuales como colectivas, viéndose hoy reducida a dos nombres (Martha Bayona y Kevin Quintero) que siguen haciendo recordar lo que un día fuimos y hoy ya no somos.

PAD en acción

Emprender la detección de talentos a nivel nacional mediante un proceso de carácter masivo, mas el aporte de la ciencia y la tecnología en la Escuela Nacional del Deporte en Cali, así como la convocatoria a un riguroso programa de campos de entrenamiento y selección ha permitido elegir los mejores 45, con los cuales se espera seguir un programa con objetivo en las próximas olimpiadas de de Paris 2024 y Los Ángeles 2028, son aspectos que me llevan a concluir que este es el UNICO CAMINO para preservar lo conseguido y permanecer en lo más alto en esta hermosa disciplina, que tantas alegrías ha traído al país deportivo.

Después de tanto tiempo de espera, lo deseable es que finalmente haya llegada para el CICLISMO EN PISTA SU HORA, pero lo mas importante de este ambicioso programa sería saber que de alguna manera su asegura su CONTINIDAD, independiente de los cambios de gobierno o de ministros tratando de impedir que hasta ahí llegue la voluntad y decisión del ministro Lucena, quien ha demostrado tener el conocimiento y determinación suficientes para entender que los resultados en el más alto nivel de todos los deportes solamente se pueden alcanzar mediante planes y programas como el PAD.

Seguir leyendo

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: Radio y Ciclismo

Publicado

el

La radio y el ciclismo en Colombia han conformado un feliz matrimonio que se acerca ya a cumplir un siglo de vida (Foto©RevistaMundoCiclístico)

El sábado anterior se celebró el “Día Mundial de la Radio” y no quisiera dejar que pase la oportunidad sin celebrar el privilegio de pertenecer a este maravilloso mundo de la radio desde hace tanto tiempo, lo que me permite no solamente recordar sino igualmente reconocer el fundamental y definitivo papel que ha desempeñado la radio en la historia del deporte que nos ocupa, el ciclismo.

Recordemos que la radio como invento data de 1895 (Nicola Tesla) aunque la patente fue presentada por el italiano Guillermo Marconi en 1904, lo que le valió el Premio Nobel con la primera transmisión radial teniendo lugar en 1906.

No sobra recordar también que, en Colombia, la “locura” de la radio apareció en la década del 20, con la primera transmisión en 1924, mientras la primera emisora se oye en 1929 (HJN) y a partir de 1940 aparece la Radio Nacional con la autorización del gobierno para crear emisoras privadas.

Y para el tema de esta columna, la historia dice que una de esas emisoras privadas resultó ser Radio Nueva Granada (Posteriormente RCN, Radio Cadena Nacional) con sede en Bogotá que para la época en la que se corrió la primera Vuelta a Colombia (1951) contaba con el locutor deportivo Carlos Arturo Rueda, quien ya transmitía encuentros de fútbol desde El Campín, por lo que los “ inventores” de la Vuelta le propusieron a Rueda y a los dueños de la emisora lo que parecía imposible: Transmitir la primera Vuelta a Colombia en Bicicleta.

Esto significa ni más ni menos que la radio y el ciclismo se convirtieron en un matrimonio indisoluble pues gracias a ellos dos el país aprendió a conocerse en toda su dimensión geográfica, topográfica y social. Con la radio, el ciclismo colombiano se convirtió en un mensajero de alegrías, tristezas, necesidades, logros, folclor, gastronomía, costumbres, similitudes y diferencias en un país cuya identidad aún hoy no terminamos por definir.

Setenta años después, resulta difícil definir quién le debe más a quien entre el ciclismo y la radio, pues la segunda se encargó de crear y engrandecer auténticos héroes regionales, nacionales y mundiales, mientras que el primero le permitió a la radio progresar en el campo tecnológico y artístico de manera vertiginosa de manera tal que todavía hoy no termina de perfeccionarse y más bien sigue progresando en función del ciclismo.

Seguramente hoy retumban todavía los slogans, jingles, mensajes comerciales y relatos de fantásticas voces en RCN, Caracol, Todelar y Super, entre muchas otras, que relataron y aún narran miles de aventuras en las pistas y carreteras del país y del mundo, enalteciendo los pedalazos de cientos de hombres y mujeres que en la bicicleta encontraron y siguen encontrando una manera de ser mejores.

A la pregunta: ¿Qué habría sido del ciclismo colombiano sin la radio? La respuesta es que seguramente habría sobrevivido, pero no con la fuerza que alcanzó desde su propio nacimiento en 1951 y que aún hoy mantiene, así la prensa escrita haya llegado desde mucho antes que la radio y posteriormente la televisión, el internet y las redes sociales. 

A la radio en general y a RCN en particular desde 1951 hasta la fecha y sin interrupciones, el ciclismo colombiano debe su fabuloso crecimiento y progresión, gracias no solo al hecho de transmitir eventos sino igualmente a crearlos y promoverlos, como con el Clásico RCN realizado desde 1961 hasta hoy, difundirlos y patrocinarlos en muchos casos, enalteciendo al ciclismo colombiano con sus fabulosas e inolvidables transmisiones de momentos históricos en los cuales está encerrada toda su historia.

El Campeonato Mundial de Cochise Rodríguez en 1971, El Tour del Avenir de 1980 con el triunfo de Alfonso Flórez, la primera participación en el Tour de Francia de 1983, la primera victoria de un colombiano en la Vuelta a España 1987 con Luis Herrera, el inolvidable Dauphiné Liberé con Martin Ramírez en 1984, la primera victoria de un colombiano, Nairo Quintana, en el Giro de Italia 2014, la máxima alegría y satisfacción del deporte y el ciclismo colombiano con la gran victoria de Egan Bernal en el Tour de Francia de 2019, y las medallas olímpicas de Mariana Pajón, Rigoberto Urán y María Luisa Calle.

Todas estas gestas son el más preciado de los trofeos y motivo de orgullo para RCN y para una radio que le ha permitido a millones de colombianos vivir y vibrar con las hazañas de sus hombres y sus mujeres vistiendo el tricolor nacional, contadas como historias fantásticas a través de sus micrófonos por voces encantadoras y privilegiadas, capaces de despertar los mejores sentimientos de quienes han encontrado y siguen encontrando en el receptor del más humilde y poderoso de los hogares y en una de las más perfectas herramientas de la humanidad para comunicarse: La Radio.

Seguir leyendo

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: Clamorosa e injusta exclusión

Publicado

el

Desde que el ciclismo mundial se categorizó en el 2005, e impuso la famosa regla de lasWildCard” o cartas de invitación a diversos eventos, en lo referente a las tres grandes vueltas (Giro- Tour-Vuelta) el tema se ha convertido en no pocas oportunidades en controversial, injusto, no coherente con la realidad deportiva y hasta falto del a veces mal llamado Juego Limpio.

Estos calificativos parecen encuadrar perfectamente este año con la decisión de RCS (organizadora del Giro de Italia) de dejar por fuera de la carrera rosada al equipo Androni Giocattoli Sidermec, gestionado hace 30 años con diversas denominaciones por el famoso hombre del ciclismo Gianni Savio.

Todo parecía indicar, que al contar con tres cartas de invitación, RCS no tendría ninguna dificultad DESDE EL PUNTO DE VISTA DEPORTIVO Y DE RESULTADOS REFLEJADOS EN LOS RANKINGS OFICIALES DE LA UCI, en elegir al Androni que en la fecha 10 de febrero, ocupa el puesto 22 entre 55 equipos que han alcanzado puntos, sumadas las tres categorías: WorldTeam, ProTeam y Continentales, superando al Vini Zabú (42) y Eolo-Kometa (43).

En el 2019, entre 179 equipos, Androni Giocattoli Sidermec terminó el año en el puesto 23, Vini Zabú en el lugar 29, Bardiani en el 49 y el Kometa en el 76, lo que sirve para demostrar que, de lejos, el conjunto de Savio tiene los argumentos suficientes para ser invitado dentro de este parámetro tan importante y definitivo (Resultados) que en esta oportunidad no pareció tener ningún valor.

No sobra agregar que el otro equipo aspirante a una invitación (Arkea Samsic de Francia capitaneado por Nairo Quintanahoy es el cuarto en el ranking mundial y el año pasado terminó en el puesto 14, pero la tendencia de los organizadores de carreras a privilegiar los equipos de sus países, lo tenían prácticamente sin ninguna posibilidad.

Si nos reducimos entonces a los 4 equipos italianos para 3 invitaciones, todo hacía suponer que Androni y Bardiani habían hecho los méritos mas que suficientes para optar por dos cartas en virtud a los resultados y quedaba una para asignar entre el Vini Zabú y el Kometa que este año se convirtió en ProTeam, con el patrocinio de la firma italiana de telecomunicaciones e internet, EOLO.

Más preguntas que respuestas

Androni Giocattoli Sidermec con 17 participaciones en el Giro, ha venido siendo el mejor equipo italiano de la categoría ProTeam en los últimos 3 años, campeón del calendario italiano y reconocido como enorme protagonista en sus tres ultimas participaciones, luego de haberse visto también excluido de manera sorpresiva en 2016 y 2017.

Su estructura se encuentra dentro de los exigentes parámetros de la UCI en el campo financiero, ético y deportivo sobresaliendo como uno de los equipos más combativos del lote internacional.  

Entonces aparece obligatoriamente la pregunta del millón: ¿Qué Pasó… y Por qué lo excluyeron?

Las respuestas las tienen solamente los integrantes del Comité de Selección de RCS, pero no me parece difícil establecerlas:

-El equipo con menor opción de ser invitado era el EOLO-KOMETA por su reciente llegada a la categoría ProTeam, aspecto que lo hace ver muy “tiernito”, joven e inexperto para abordar de entrada semejante compromiso, pero tiene dos grandes campeones e “Influencers” en Alberto Contador e Iván Basso (los dueños del equipo). Además de KOMETA (Empresa húngara especializada en agroalimentación) y EOLO (firma italiana de Telecomunicaciones) el nuevo patrocinador del equipo y que a su vez también figura entre los sponsors del Giro (Blanco es …Gallina lo pone). No tenían como dejarlo por fuera.

-El caso del Vini Zabú resulta igualmente inexplicable, por lo menos desde el punto de vista deportivo frente al Androni, pero solamente ellos y RCS saben porqué fueron escogidos, además de ser equipo italiano.

-Alguna enemistad o malqueriente de Gianni Savio en RCS es otra hipótesis frente a la sorpresiva decisión, que afecta también al ciclismo colombiano que tenía en Daniel Muñoz, Jhonatan Restrepo y Santiago Umba, la cuota del país en el equipo Androni Giocattoli Sidermec, pero me parece que aunque nos duela, la GRAN RESPUESTA Y CONCLUSION es que EN SU CASA CADA QUIEN MANDA, HACE LO QUE QUIERE, E INVITA A QUIEN QUIERE…!!!!

La vida sigue y habrá que superar el golpe que esto significa para ciclistas, patrocinadores, staff y mánager debiendo seguramente ahora preparase para recibir el Premio de consolación o la “Colombina para niño regañado”, esto es; las invitaciones a otras carreras como Strade Bianche, Tirreno Adriático y Milano San Remo, organizadas por la misma empresa que injustamente les niega el derecho a tomar parte en la carrera con la que todos soñaron correr: EL GIRO DE ITALIA 2021.

Seguir leyendo
Anuncio
Anuncio