Connect with us

Editorial

HISTORIAS DE COLOMBIA EN EL TOUR (I): LA PRIMERA VEZ

Publicado

el

En imagen los diez integrantes del equipo colombiano, participantes en el Tour de Francia 1983 (Fotos©Revista Mundo Ciclístico Todos los Derechos Reservados)

Cuando estamos apenas a ocho días de comenzar una nueva versión del Tour de Francia, hemos acordado en Revista Mundo Ciclístico publicar una serie de historias que nos permitan revivir episodios que han marcado la historia del ciclismo colombiano en la mas grande e importante carrera del mundo, considerada, no en vano, el tercer evento deportivo del planeta después de los Juegos Olímpicos y el Campeonato Mundial de Fútbol, el Tour de Francia.

Vamos a empezar recordando con Martín ‘Cochise’ Rodríguez la primera participación del ciclismo colombiano en el Tour de 1975, haciendo parte del famoso equipo italiano BIANCHI-CAMPAGNOLO capitaneado por Felice Gimondi.

La prueba fue ganada por el francés Bernard Thevenet quien “inauguró” el final de las victorias de Eddy Merckx en el Tour, quien los acompañó en el podio final junto al belga Lucien Van Impe, mientras ‘Cochise’ terminó en el puesto numero 27, en la que fue su primera y única participación en la fiesta de julio, luego de una buena presentación como gregario en su equipo.

La primera vez con equipo colombiano

Fueron necesarios ocho años para que finalmente, después de pasar por el filtro del Tour del Avenir (ganándolo en 1980 con Alfonso Flórez y luego dos terceros lugares en 1981 y 1982 con Patrocinio Jiménez y Cristóbal Pérez), un equipo colombiano “amateur” pudiese aparecer en el encopetado Tour de Francia de 1983.

Fue gracias a la “mundialización del ciclismopromovida en buena hora desde 1982 por Félix Levitan, gran patrón del Tour y Xavier Louy su adjunto, como se pudo conseguir la presencia del equipo colombiano – que luciría el uniforme tricolor como selección nacional– además del apoyo del presidente de VARTA Saulo Barrera (Q.E.P.D) y la firma francesa MAVIC– quienes se convirtieron en los soportes indispensables para iniciar lo que la Revista Mundo Ciclístico bautizó en su portada como LA GRAN AVENTURA y Saulo Barrera señaló como la CONQUISTA DE EUROPA.

Luego de un rápido proceso a comienzos de 1983 se hizo la escogencia de un grupo de corredores que integrarían el equipo hacia Francia, compuesto por; Samuel Cabrera, Patrocinio Jiménez, Alfonso Flórez (Q.E.P.D), Fabio Casas, José A. López, Julio Rubiano (Q.E.P.D), Edgar Corredor, Rafael Tolosa, Abelardo Ríos y Cristóbal Pérez, quienes estarían bajo la dirección técnica de dos estrellas del ciclismo colombiano: Rubén Darío Gómez y Cochise Rodríguez con la asesoría del bicampeón del Tour de Francia, Luis Ocaña.

Después de competir en diversas pruebas del calendario nacional y disputar igualmente el Clasicó RCN -con presencia de equipos y corredores europeos– y la Vuelta a Colombia, el conjunto viajó finalmente a Francia quince días antes del gran desafío, ubicándose en la pequeña localidad francesa de Nogaro, con el tiempo suficiente para aclimatarse, adaptarse al cambio de horario, reconocimiento del temible PAVÉ, para llegar a la periferia de París dos días antes de la primera etapa, de lo que era para todos -ciclistas, personal técnico, dirigentes, patrocinadores, periodistas- , un sueño hecho realidad: estar en el Tour de Francia.

Para No Olvidar

Y… estuvimos en el Tour 83, cerca de un centenar de colombianos, desde el 1 de julio relatando y siguiendo las satisfacciones, logros, aprendizaje, sufrimiento, derrota, alegrías y tristezas, sangre y decepción, todo en un conjunto de emociones y sensaciones imposibles de olvidar como las de ver a Patrocinio Jiménez luciendo la camiseta del mejor escalador ganando el premio de montaña del TOURMALET frente al gran escalador belga Lucien Van Impe, además de llegar tercero en el Puy de Dome

Observar a ‘Condorito’ Corredor llegando tercero entre los gigantes del Tour (Hinault, Fignon, Kelly, Simon, Arroyo) al Alpe de Huez, como presagio de lo que sucedería un año después con Luis Herrera ganador en ese mítico lugar.

Vivimos igualmente, el desaliento que significa tener que retirarse de la carrera y por diversas circunstancias lo hicieron; Rafael Tolosa, Cristóbal Pérez, Alfonso Flórez Julio Rubiano (ya fallecidos) y Fabio Casas, mientras lograron llegar a París, concluyendo su propia GRAN AVENTURA, Edgar “Condorito” Corredor en el puesto 16 a 28 minutos, Patrocinio Jiménez (17) a 33 minutos, Abelardo Ríos, Samuel Cabrera y José Alfonso López a más de una hora del vencedor Laurent Fignon quien estuvo acompañado en el podio final por el español Ángel Arroyo (Reynolds) y el holandés Peter Winnen (Raleigh).

Al terminar en París y regresar a Bogotá, todos los que tuvimos el privilegio de vivir ese comienzo, supimos que estábamos condenados desde entonces al protagonismo en el Tour y en el ciclismo del mundo, inicialmente en la montaña y luego en todos los terrenos, pues el talento, condición natural y el coraje del ciclista colombiano se había mostrado en la vitrina del mundo y causado total admiración.

Todo lo anterior, se vería reflejado con el paso de los años en una progresión para la que fueron necesarios 45 años desde ‘Cochise’ y 36 desde los VARTA, pasando por los podios de Fabio Parra en 1988, Nairo Quintana en el 2013, 2015 y 2016, Rigoberto Urán en 2017, hasta llegar con Egan Bernal, al título de CAMPEÓN DEL TOUR DE FRANCIA en 2019, consiguiendo con ello, coronar para Colombia LA GRAN AVENTURA del Tour de Francia, culminando semejante empresa después de tantos años de lucha, con la CONQUISTA DE EUROPA.

Fotos©Revista Mundo Ciclístico

Todos los Derechos Reservados

Anuncio

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: Ciclismo a largo plazo

Publicado

el

"Para todos el Tour ya es historia, la vida sigue para los vencedores y los vencidos. La vida sigue y la Vuelta a España así como los Campeonatos Mundiales de Ruta están a la vuelta de la esquina"

Por: Héctor Urrego C.

La contratación por espacios de cinco y hasta seis años firmada por tres genuinos representantes de la generación denominada la de los “Baby Ciclistas”, tiene que mirarse con beneficio de inventario para todos los involucrados, no solo en cuanto a los ciclistas y sus equipos sino mucho más ampliamente para el movimiento del ciclismo internacional.

En efecto, la contratación de Egan Bernal (hasta 2026 por parte del Ineos Grenadiers), Tadej Pogacar (hasta 2027 en el UAE) y Remco Evenepoel (hasta el 2026 con el Quick Step-Alphavinyl) ponen de presente la excelente salud de que goza el ciclismo en su máxima expresión (World Tour), al proyectarse y asegurar su permanencia para los próximos 5 y 6 años respectivamente, demostrando además una envidiable solidez estructural, músculo financiero suficiente, determinación a toda prueba para seguir a pesar de las dificultades y ante todo, una formidable credibilidad hacia el ciclismo por parte de las empresas que patrocinan estos equipos.

Al reclutar de esta manera a verdaderos «monstruos» de la actualidad y del futuro, estos escuadrones están poniendo a buen recaudo, para sus intereses, los mejores años y el máximo rendimiento -que aún es posible esperar dada su juventud- por parte de estos talentos, agregando la convicción de que estarán siempre como protagonistas en las carreras donde participen.

El Jumbo-Visma y su título en la Vuelta a España con Primoz Roglic. (Photo Luis Ángel Gómez/BettiniPhoto©2021)

Seguramente hay otros grandes escuadrones en las siguientes categorías del ciclismo que pueden operar de la misma manera – en proporción a su estructura, país al que pertenecen, patrocinadores , etc.- como el JUMBO VISMA, MOVISTAR, GROUPAMA-FDJ, ALPECIN, DRONE HOPER -ANDRONI, BORA-HANSGROHE, lo que no hace sino reflejar a futuro el beneficio común para la UCI, organizadores, ciclistas, patrocinadores, fabricantes de bicicletas y componentes , manejadores, agentes, entrenadores y staff técnico en general, medios de comunicación y público que tienen asegurado el espectáculo del ciclismo.

Como parte de ese beneficio, hay que referirse a las inversiones gigantes que los mismos equipos hacen en infraestructura, ciencia y tecnología al servicio del ciclista, lo que acaba de suceder con el Jumbo-Visma que ha inaugurado recientemente una fabulosa sede diseñada y construida exclusivamente pensando en un equipo de ciclismo, con los requerimientos necesarios en todas los aspectos y exigencias de un deporte cada vez mas avanzado, moderno y en plena progresión en todos los aspectos que lo integran.

Por todo lo anterior, hay que saludar y congratularse con el futuro del ciclismo puesto que la visión y proyección a largo plazo de los equipos aquí mencionados servirán de ejemplo, estímulo y aliciente al resto del conglomerado para seguir la huella de quienes marcan la pauta a seguir en el grupo de equipos de ciclismo a cualquier nivel, lo que indudablemente sirve para iniciar mirando este quinquenio – por lo menos-, con seguridad y optimismo, confiando en que la pandemia va a permitir el normal desarrollo de esta temporada y de las que vienen. Así sea.

Seguir leyendo

Editorial

PERSIGUIENDO LA GLORIA: 50 años del título mundial de Martín Emilio Cochise Rodríguez

Publicado

el

Hace 50 años, Martín Emilio "Cochise" Rodríguez obtuvo el primer título mundial para el deporte colombiano en Varese, Italia (Foto©Archivo Revista Mundo Ciclístico)

La noche del 27 de Agosto de 1971 en Varese -un pueblito italiano fronterizo con Suiza- con motivo de los Campeonatos Mundiales de Ciclismo en Pista se escribió la primera página de la gran historia del deporte colombiano a nivel mundial. El protagonista principal fue el entonces rey del ciclismo colombiano y continental, un antioqueño de nombre Martín Emilio Rodríguez y apodado “Cochise” por su propia decisión.

La hazaña se realizó en el Velódromo Luigi Ganna de Varese, sede de la cita orbital de pista (descubierto, piso de cemento y de 455 metros de longitud) mientras el mundial de ruta tendría lugar en Mendrisio (Suiza). El reloj marcaba las 9:30 de la mañana cuando fueron llamados a la pista los hombres que disputarán el título de campeón mundial de los 4.000 metros persecución individual: Martín Emilio Rodríguez de Colombia y Joseph Fuchs de Suiza.

Un novato periodista, Héctor Urrego Caballero, entrevista a Martín Emilio «Cochise» Rodríguez en los días previos al mundial de Varese (Foto©Archivo Revista Mundo Ciclístico)

No era la primera vez que Cochise se paraba en la meta o en la contra meta de un velódromo. Ya habían transcurrido diez años rodando en las pistas nacionales e internacionales desde 1962, acumulando títulos y medallas, batiendo marcas, logrando satisfacciones y decepciones, siendo aplaudido y vilipendiado, según el resultado de turno.

Dotado por la naturaleza con un físico y condiciones excepcionales tanto para la ruta como para la pista, muy rápidamente emergió en una especialidad que habría de convertirse en la que debía conducirlo a consagración y a la idolatría de millones de colombianos: La persecución sobre cuatro kilómetros.

Se había titulado campeón bolivariano en Quito 1965 y Maracaibo 1970, centroamericano en Kingston 1962, Puerto Rico 1966, Panamá 1970, americano en Medellín 1969, Panamericano en Winnipeg 1967 en la que fue la única medalla de oro de toda la delegación colombiana y en Cali 1971. También había competido en las olimpiadas de Tokio 1964 y México 1968 y era el dueño del récord amateur de la hora en pista (México 1970). Su nombre figuraba además en las selecciones nacionales para los mundiales de San Sebastián 1965, Frankfurt 1966, Montevideo 1968,  Brno 1969 y Leicester 1970 en los que siempre le fue esquiva la gloria que venía persiguiendo.

Cochise en los entrenamientos previos a la competencia en el velódromo Luigi Ganna de Varese (Foto©Archivo Revista Mundo Ciclístico)

Cochise persigue la gloria mundial

Soplaba una fresca brisa esa noche. La lluvia había obligado a un aplazamiento de 24 horas para la esperada final. El portentoso especialista colombiano finalmente estaba en el lugar que se había convertido en su obsesión y la del país deportivo por espacio de una década.

Venía de hacer 15 días atrás el mejor tiempo a nivel mundial de la temporada (4:45:38) en la pista de Cali con motivo de los Juegos Panamericanos, consiguiendo la medalla de oro en la persecución individual y por equipos, motivo por el cual viajaron también a ese mundial y se encontraban en la tribuna del velódromo de Varese sus compañeros de batalla en las pistas: Jaime Galeano, José Ramón Garcés y Jorge Hernández, más los ruteros Álvaro Pachón, Miguel Samacá y Rafael Niño quienes enfrentarían el gran fondo en Mendrisio.

Luis H. Díaz, segunda carta nacional para los 4000 metros persecución individual, ya había competido sin alcanzar uno de los ocho mejores tiempos para pasar a la segunda ronda, pero se quedó en el box colombiano para apoyar moralmente a Cochise. También hacían presencia su entrenador, el italiano Claudio Costa y el mecánico Óscar Moreno, que había preparado meticulosamente la bicicleta italiana marca Benotto. 

Cochise se había colgado solo 15 días antes la medalla de oro en la persecución individual y por equipos de los Juegos Panamericanos de Cali 1971 (Foto©Archivo Revista Mundo Ciclístico)

Ricardo Soto mas conocido como “Pepo” el fiel fisioterapeuta y guardaespaldas de Cochise, había masajeado una hora antes la musculatura de las poderosos piernas que habrían de empujar un plato de 51 dientes y el piñón de 15, mientras el médico William Jiménez (QEPD) alegraba la tensa espera tocando su guitarra.

En otro sector de la pista, quien escribe estas líneas se “graduaba” nerviosamente como comentarista de radio en la tribuna de prensa. En ese entonces me encontraba de paso hacia Roma para adelantar estudios en la Scuola Centrale dello Sport, pero me sumé a la delegación nacional colaborando incluso con la entrada al velódromo de ruedas y elementos para la competencia de Cochise y el equipo nacional del que había hecho parte solo tres años antes en la olimpiada de México 1968.

Cochise Rodríguez recibe instrucciones de Claudio Costa en el velódromo de Varese a escasos minutos de disputar la final mundial de la Persecución Individual (Foto©Archivo Revista Mundo Ciclístico)

Entre el grupo de periodistas que acompañaban la delegación estaban también Carlos Alberta Rueda, quien aprovechó el aplazamiento y consiguió la señal televisiva en vivo para RCN TV, en tanto que RCN Radio transmitió en Colombia por medio de esa señal con los comentarios de Julio Arrastía. Preparaba yo también para EL TIEMPO, la crónica de aquel histórico suceso por encargo de Humberto Jaimes Cañarete, el inolvidable director de la sección deportiva del diario que entonces tenía su sede en el emblemático edificio la Avenida Jiménez.

Martin Emilio, dueño de una tranquilidad absoluta, llegó a su puesto en la meta frente a la tribuna principal luego de dar un par de vueltas de calentamiento al velódromo, mientras en la contra meta se ubicaba el suizo Fuchs, reemplazante del también helvético, Xavier Kurman, quien no defendió el título de campeón alcanzado el año anterior en Leicester.

Para conseguir su puesto en la final, Martín derrotó consecutivamente al polaco Mirlan Purzla, al ruso Alexander Bikov y al polaco Jerzy Glowacki mientras Fuchs se convirtió en finalista a expensas del favorito italiano, Giacomo Bazán, a quien derrotó en semifinales.

El diploma que recibió Cochise como Campeón Mundial de la Persecución Individual en Varese, Italia (Foto©Archivo Revista Mundo Ciclístico)

Los grandes campeones de todos los deportes siempre han señalado y recordado de sus carreras deportivas el “momento cero”, el “ahora o nunca” o también el “todo o nada” y eso también aplicó para Cochise quien una vez oyó el pistoletazo inicial se apoderó de la prueba obteniendo tres segundos de ventaja en el primer kilómetro, aumentó el margen a cuatro y medio segundos en los dos mil metros y en crescendo incontenible finalizó con un registro de 4 minutos 53 segundos y 98 centésimas para coronarse Campeón Mundial de los 4000 metros persecución individual, en aquella inolvidable noche italiana y tarde llena de orgullo y emoción en toda Colombia.

Seguir leyendo

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: 50 AÑOS DE HISTORIA

Publicado

el

La historia suele enseñarnos que en la vida de los hombres y de las naciones han existido, existen y seguirán existiendo fechas especiales que de una u otra manera marcan el pasado, presente y futuro de acuerdo a los acontecimientos que esa misma vida nos presenta.

El deporte es una de las actividades mas representativas de quienes habitamos este planeta y goza de un inconmensurable espacio en la historia de mujeres, hombres, naciones y continentes que por múltiples razones tienen en sus calendarios recuerdos y motivos de orgullo y alegría, pero también de tristeza y decepción según el acontecimiento para celebrar o recordar.

En la historia de Colombia y de uno de sus deportes insignia (EL CICLISMO), no cuesta demasiado esfuerzo encontrar fechas y sucesos inolvidables, extraordinarios y hasta irrepetibles: La primera Vuelta a Colombia (1951), el primer Clásico RCN (1961), la primera gran victoria internacional Vuelta a México (1967) el Tour del Avenir (1980) y así sucesivamente hasta llegar a la época moderna con la primera gran victoria alcanzada en cada una de las tres mas grandes carreras del mundo: la Vuelta a España1987, el Giro de Italia 2014 y el Tour de Francia 2019.

En este desfile interminable de logros y hazañas, hay uno que celebra hoy 50 años de gloriosa existencia y que tiene un significado especial por lo que representó el 27 de agosto de 1971: COCHISE RODRIGUEZ CAMPEON MUNDIAL.

Aquella noche del verano europeo, el velódromo de un pueblito enclavado en la frontera ítalo-suiza (VARESE) se convirtió en el escenario donde el entonces intrépido ciclista antioqueño Martin Emilio Rodríguez apodado “Cochise” por su propia decisión se consagró Campeón mundial de los 4.000 metros persecución individual, su prueba favorita y obsesión de la Colombia deportiva de aquella época.

Esa misma Colombia que por espacio de diez años –desde Kingston- 62 hasta Varese 71, pasando por las Olimpiadas de Tokio 64 y México 68, los mundiales de San Sebastián, Frankfurt, Montevideo, Brno, Leicester, el récord de la hora en México-70 mas los Panamericanos de Winnipeg y Cali, Bolivarianos, Centroamericanos y Americanos, estuvo acompañando a su ídolo deportivo en la persecución de la gloria por toda clase de pistas y eventos, de los cuales salía unas veces aplaudido y otras vilipendiado pero es que ese es el precio de la gloria. 

Pero finalmente Cochise llegó a la raya de partida en la meta principal de la pista descubierta en cemento de 445 metros del Velódromo varesino para disputar la final de “su” prueba favorita frente a quien estaba en la contra meta, el suizo Joseph Fuchs y desde el pistoletazo inicial se apoderó de la camiseta Arco Iris que con tanto anhelo había buscado, consiguiendo el PRIMER CAMPEONATO MUNDIAL no solo del ciclismo sino del deporte colombiano y, entonces con ello, ese mismo país aprendió que sí era posible para los ciclistas y deportistas colombianos vencer a los mejores del mundo por lejos que estuviesen como lo ha venido demostrando la historia desde aquella noche de Agosto 1971 hasta hoy.

Los Graduados

Al celebrar y recordar lo que este hombre alcanzó hace 50 años, escribiendo estas letras  no puedo menos que sentirme un privilegiado al haber sido inicialmente seguidor de sus hazañas y luego fugaz compañero -como el modesto ciclista que fui- ,en las alegrías y tristezas, victorias y decepciones de un campeón como él, para finalizar siendo testigo y relator de las mismas, gracias a la vida, la salud y el trabajo que me permitieron desembarcar, sin proponérmelo, en el fabuloso mundo del periodismo deportivo, inicialmente para EL TIEMPO (en los Panamericanos de Cali 71), CARACOL en el Mundial de Varese y posteriormente en RCN, por lo que hoy debo celebrar inmodestamente junto a Cochise mi gradocomo comentarista de ciclismo en la misma fecha que él obtuvo el suyo como el mejor del mundo en los cuatro kilómetros.

La vida de Cochise Rodríguez antes y después de ese titulo mundial es todo un ejemplo de superación, clase y talento puestos al servicio del ciclismo tanto en la pista como en la ruta y sus logros quedarán para siempre en la historia del ciclismo no solo de Colombia sino del mundo. Hoy sigue pedaleando por salud y su mundo sigue siendo el ciclismo como imagen publicitaria de marcas y entidades. Por fortuna sigue siendo un auténtico personaje en cualquier lugar del país. No en vano fue declarado el Deportista del Siglo XX en Colombia.

En la tarde de este viernes 27 de agosto, en Medellín, el inolvidable joven mensajero en bicicleta de la Farmacia Santa Clara que transitó cientos de veces sus calles ganándose la vida y forjándose como campeón, revivirá junto a un puñado de sus amigos y colegas de esa época y de ahora, la hazaña que arrancó una frase inmortal que se escuchó hace 50 años en el mas importante y el mas humilde de los hogares colombianos: COCHISE CAMPEON MUNDIAL.

Seguir leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio