Connect with us

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: El Campeón del Reportaje

No era fácil que Antonio José Caballero pasara desapercibido en ninguna parte del país y del mundo que recorrió incansablemente por espacio de 5 décadas de su preciosa existencia. Caballero, se destacaba siempre por su estatura física, su cabellera al viento, pero más aún por su estatura profesional, inconmensurable y sin parangones porque a los genios es imposible repetirlos y Antonio fue eso: un genio del periodismo o para hablar en los términos que me corresponden, un campeón o un “monstruo” del reportaje, sobre todo radial.

Publicado

el

Las Escapadas del Profe Urrego

Las Escapadas del Profe Urrego

No era fácil que Antonio José Caballero pasara desapercibido en ninguna parte del país y del mundo que recorrió incansablemente por espacio de 5 décadas de su preciosa existencia. Caballero, se destacaba siempre por su estatura física, su cabellera al viento, pero más aún por su estatura profesional, inconmensurable y sin parangones porque a los genios es imposible repetirlos y Antonio fue eso: un genio del periodismo o para hablar en los términos que me corresponden, un campeón o un “monstruo” del reportaje, sobre todo radial.

Fui su compañero de empresa por más de 25 años en RCN-Radio y compartimos las aventuras del deporte del ciclismo algunas veces, algunos años, pero del resto de sus aventuras periodísticas solamente fui “testigo auditivo” escuchándolo diaria y nochemente o en la radio u oyéndolo a él personalmente contar con pelos y señales las peripecias de un reportero que se le midió a todo y a todos los componentes de un país y de un mundo convulsionado tanto en la guerra como en la paz, ya en el Vaticano o en el Caguán.

Para Caballero no hubo misión imposible porque todo lo hizo posible a nivel de una noticia o un reportaje para la radio. Estuvo en los palacios de los presidentes, abordó los personajes más disimiles de la vida nacional y mundial, incluidos los más poderosos y los más humildes, preguntando a todos, cuestionando lo que le pareció cuestionable a todos por igual, sin distinciones de ninguna naturaleza.

Antonio José fue siempre un pasajero del mundo, un andariego sin par detrás del personaje, el evento, la noticia. No había horario, ni fecha, ni calendario en su trabajo. Su compañera más fiel fue una maleta siempre lista para viajar a cualquier confín y su mejor amigo, el pasaporte con el cual salió del país ha cualquier hora, en cualquier medio, hacia cualquier destino, empujado por el afán de llegar primero al centro de la noticia.

Tuvimos la fortuna de llevar a cabo nuestras conversaciones casi siempre en italiano, idioma que él amaba tanto como yo y que cada uno en su momento pudo aprender. A Caballero el italiano le sirvió siempre para ser reconocido como el “Vaticanólogo” más prominente del país, hasta el punto de ser admirado y apreciado por sus conocimientos y seriedad en los temas eclesiásticos, por el propio poder de la iglesia católica en Roma y en Colombia.

Lo mismo sucedió con el poder político, económico y social. Igual con el deportivo, donde se movía como pez en el agua pues siempre estaba perfectamente enterado de los aconteceres en las canchas, las pistas y los escenarios deportivos. Hablaba con la misma propiedad del deporte como de la política.

Su escritorio y su puesto de trabajo en RCN quedaron tapizados con docenas de fotos en los que aparece con los más importantes personajes que tuvieron el privilegio de ser entrevistados por un reportero de alto calibre al que solo le importaron la razón y la esencia de su trabajo, esto es, la búsqueda de la mejor información posible para sus oyentes.

No en vano estuvo con nosotros en el Clásico RCN, la Vuelta a Colombia, el Tour de Francia, la Vuelta a España, el Giro de Italia, y allí trabajó siempre en lo suyo: la crónica, la mirada sagaz y el reportaje diferente a nuestro campeón o también a otros campeones, o también sobre el país, región y el entorno donde nos encontrásemos. Nos queda un lote completo de sus anécdotas y de sus historias.

Amante de las corridas de toros, el buen vino y el buen comer, conocedor de la gastronomía de tantos países por donde anduvo, Antonio José Caballero era un contertulio admirable y admirado, epicentro de las reuniones en las que participaba a pesar de que se declaraba tímido pero yo creo que solo de fachada porque al contrario, eran el arrojo y la determinación quienes le acompañaban en su interior para hacer lo que hizo en el campo del periodismo.

Hoy hemos recibido, todos sus amigos y colegas así como quienes le conocieron, la triste noticia que señala al fin de la existencia de un buen amigo, mejor periodista y ejemplo de valor por el estoicismo con el que enfrentó la enfermedad que se lo ha llevado a un mundo nuevo donde seguramente seguirá ejerciendo su oficio de periodista para la eternidad. Apenas 24 horas antes de su muerte, Caballero trabajaba como si nada estuviese pasando en su organismo, lidiando seguramente el dolor que le aquejaba con la alegría de sentirse frente a un micrófono o una grabadora, o en el estudio de la emisora aunque para él los estudios siempre estuvieron en las calles, los campos, las ciudades grandes o pequeñas, los palacios y las aldeas.

Se nos ha ido física pero no espiritualmente Antonio José Caballero. Su recuerdo, sus reportajes, enseñanzas y formas de hacer el periodismo radial seguirán siendo aplicados por quienes le suceden y se recordarán siempre su forma, estilo y convicción del reportero. Por ello y por muchas cosas más es que al escribir estas letras con el corazón arrugado por la tristeza, afirmo que hemos perdido al CAMPEON DEL REPORTAJE. Paz en su Tumba.

Seguir leyendo
Haz clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cuatro =

Editorial

“En tiempos de cuarentena” Pablo Mazuera

Publicado

el

Pablo Mazuera nos invita a reflexionar durante estos tiempos de crisis sobre el estilo de vida que llevamos y nuestro rol en el planeta tierra que todos compartimos (Fotos©PabloMazuera/©Fundación Mezuena/©Team Specialized-Tugó)

Inicio este artículo diciendo que no pretendo analizar ideas o escribir acerca de lo que ya todos compartieron y leyeron, quisiera dar un bonito mensaje personal en este corto escrito que espero puedan leer y compartir.

En tiempos difíciles como el que estamos comenzando a vivir debemos sacar lo mejor de nosotros, la educación que nos inculcaron en casa, en nuestros colegios y los valores que nos deja una actividad tan bonita y gratificante para todos como lo es el ciclismo o cualquier deporte.

Los ciclistas tenemos algo que nos caracteriza, la DISCIPLINA y el RESPETO, es momento de aferrarse a estas importantes herramientas y combinarlas con los demás valores positivos que aprendemos gracias a nuestro deporte, verán lo poderoso que puede ser este sentimiento que nos llevará a darle tranquilidad y ejemplo a nuestras comunidades.

Iniciamos actualmente un nuevo periodo de nuestras vidas, no estábamos acostumbrados a estar en casa tanto tiempo, no estábamos acostumbrados a compartir tanto con nuestras familias, no estábamos acostumbrados a tener que mirar las montañas de lejos sin poder disfrutarlas, a taparnos la cara, a no poder saludar o socializar, hay sentimientos de impotencia, decepción e incertidumbre, todo esto es entendible. 

Así como la carretera pone a cada ciclista en su lugar, veremos a la vida poniendo en su lugar a quienes gracias a su avaricia y arrogancia piensan primero en el dinero y el bien particular que en la salud, las personas, la vida y el planeta.

Vienen unos días difíciles, seguramente habrá cuarentena prolongada, más infectados, muertos, caos en el mundo entero, es momento para reflexionar acerca del ritmo de vida que llevamos en la actualidad, personalmente creo que es una alerta que nos muestra el planeta para tomar medidas para que la evolución de la especie humana no acabe con nuestra civilización.

Egán Arley Bernal, Brandon Rivera, Xiomara Guerrero y Pablo Mazuera, representaron con grandes resultados a Colombia en Costa Rica

Sabemos que los recursos naturales no son infinitos, hasta el momento nuestro modelo de vida no es sostenible y parece como si no nos importara, el planeta ha sido generoso pero debemos revaluar nuestro sistema de vida, solo tenemos un planeta, una sola casa que disfrutamos y compartimos todos.

Todos nos veremos afectados con esta situación, a los deportistas nos aplazaron los Olímpicos y todas las competencias quedaron en el aire, hay incertidumbre en cuanto a los nuevos objetivos y además con imposibilidad de salir a entrenar, todo cambiará, será un año de transición a lo que espero pueda ser una nueva vida mas consiente con nuestro planeta, más sostenible.

Pablo Mazuera ya piensa en lo que será la temporada 2016 con el Team-specialzied-Tugó

Demos gracias a la vida por todo lo bonito que nos ha dado, por tener una linda familia, buenos amigos, con humildad demos gracias al universo por poder respirar, por poder consumir alimentos que nos brinda la tierra todos los días, por podernos mover, hablar, reír, pensar, vivir, por todo lo básico que siempre hemos tenido y que ahora valoramos más. 

El principal antídoto a este virus es una buena alimentación y el quedarnos en casa, compartiendo con los nuestros y además tomándonos un valioso tiempo para pensar en nosotros, para conocernos mejor a nosotros mismos y recapacitar nuestras acciones.

Peña junto a su Manager, Pablo Mazuera

Ya llegará el momento de volver a salir, de lo que ojalá sea una nueva etapa global, de valorar más a las personas, con conciencia social, tolerancia y acciones para la conservación ambiental y sostenimiento de nuestro único planeta.

Un gran saludo a todos los ciclistas, deportistas y seguidores de la Fundación Mezuena, por nuestro lado estaremos garantizando que nuestra comunidad esté bien, y cuando sea prudente retomaremos labores organizativas de nuestros eventos y actividades.

Por: Pablo Mazuera Zambrano (Presidente Fundación Mezuena)

Seguir leyendo

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: Las Tres Grandes en su laberinto.

Publicado

el

El "Profe" Héctor Urrego analiza que viene para Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España ante la pandemia de coronavirus que azota al mundo. (Foto©Revista Mundo Ciclístico)

La pandemia que sacude al planeta afecta todo tipo de actividades y el deporte en general no podía ser la excepción. Ya se vio con el aplazamiento de los Juegos Olímpicos y en el caso del ciclismo que tiene entre su calendario tres mega eventos, estamos próximos a saber cuál será su destino final en este año ante la llegada inminente de sus fechas de inicio.

El Giro de Italia, originalmente programado del 9 al 31 de Mayo (organizado por RCS Sports) produjo un comunicado oficial, primero anunciando la cancelación de la partida en Budapest y luego la postergación de su fecha de inicio, tras esto sus dueños se han limitado a alguna declaración superficial dando paso a diversas especulaciones sobre varios planes a seguir como inicio en Sicilia tres semanas más tarde, reducirlo a dos semanas, aplazarlo para el otoño, pero nada es posible considerar hoy ante la cruel situación que atraviesa el país de la bota, uno de los más terriblemente afectados frente a la pandemia.

Sin embargo, es de esperarse que dentro de pocos días se conozca una decisión oficial que determine el futuro inmediato del primero de los tres eventos gigantes del ciclismo. Al igual que los Juegos Olímpicos, la legendaria carrera rosa pareciera ir camino de su aplazamiento inminente puesto que no es fácil pensar hoy, a sólo 45 días de la primera etapa, se pueda desarrollar el evento en el cual está precisamente involucrada toda la geografía de Italia, con su última y decisiva semana en el norte -sector más golpeado por el virus- como punto culminante y miles de personas en torno a la carrera , además del pobre y casi nulo nivel técnico y de preparación con el que contarían los participantes.

El Tour de Francia, considerado el tercer evento deportivo del mundo después de los Juegos Olímpicos y el Campeonato Mundial de Fútbol, por su parte tampoco se ha pronunciado de manera oficial y ha mantenido la misma política del COI hasta hoy frente a los Juegos Olímpicos, esto es mantener las fechas y recorridos originales pactados desde 2019. 

Pero ante el aplazamiento de la olimpiada en Tokio que comenzaba una semana después de finalizado el Tour, el mundo del ciclismo se pregunta cuál será la suerte de la carrera más grande e importante del mundo puesto que el tiempo de maniobra, 100 días, es menor que el de la olimpíada.

Francia es un país también fuertemente golpeado por la pandemia y no parece fácil llevar a cabo un certamen que viaja por todo el país y reúne miles de personas en salidas, llegadas y a lo largo de cada etapa, además de todo el personal involucrado en la caravana, que solamente entre equipos, organización y medios de comunicación suman cerca de 5.000 seres humanos que requieren hotelería y se encuentran en permanente contacto.

Se alcanzó a especular con un Tour de Francia siguiendo la dinámica de Paris-Niza (No acceso del público en salidas y llegadas, no caravana publicitaria, tampoco la «village» de las ciudades de salida y los lugares VIP de las llegadas) pero la realidad es otra frente a la evolución de la pandemia y los tiempos de que se dispone para tomar una decisión en torno a realizarla en la fecha prevista (27 de junio-19 de julio), tiempo que cada vez más se reduce en forma angustiosa para todos . 

Lo anterior pone al mundo del ciclismo en un verdadero laberinto del cual difícilmente podría salir bien librado este año en cuanto a la realización de sus tres grandes eventos, aceptando que la Vuelta a España tendría un margen de tiempo mayor para avizorar su futuro pues se corre del 14 de Agosto al 6 de Septiembre y cuenta con cuatro meses y medio para arrancar pero solo tres y medio para resolver, por parte de los organizadores, si es viable o no llevarla cabo en un país igualmente golpeado duramente por el coronavirus y esperando establecer cuales serían las condiciones sociales, económicas y deportivas existentes en el momento de pensar en un retorno a la normalidad.

El belga se impuso en el espectacular circuito olímpico de Río de Janeiro

Managers, entrenadores, ciclistas, patrocinadores, organizadores, medios de comunicación y dirigentes se encuentran hoy en medio de la tempestad y solo el paso del tiempo podrá decirnos hasta cuando será posible vivir la fiesta anual del ciclismo con este tridente histórico, sin contar con las demás pruebas del calendario internacional hoy totalmente bloqueado, como el resto de las actividades de la industria del deporte, una de las más poderosas de este planeta.

Seguir leyendo

Editorial

Colombia, el país de los milagros ciclísticos (Opinión)

Publicado

el

"De cara a las contundentes evidencias, el ciclismo debería ser declarado como deporte nacional en Colombia" Carlos Ballesteros.

Los fanáticos y periodistas de diversas partes del mundo se podrían preguntar por las razones de la abundancia de buenos ciclistas en Colombia al igual que por los motivos de los grandes resultados conseguidos por ellos en las diferentes competencias del planeta del pedal. Y son muchas las ventajas que tienen nuestros corredores para hacer que este deporte brille a nivel global, algunas de ellas acompañadas de verdaderos milagros, aunque son notorios los vacíos que todavía se tienen a nivel estructural.

Démosle un repaso a lo que pueden ser las ventajas:

1. La privilegiada situación geográfica del país que está instalado entre tres cordilleras y que lo hacen apto para entrenar en altura.

2. La altitud sobre el nivel del mar. La mayoría de los ciclistas nacionales surge de poblaciones con buena altura, con niveles superiores a los 1.600 metros y esto les permite desarrollar condiciones fisiológicas especiales.

3. En los últimos años se volvió a mirar hacia la Costa Atlántica, cuna de grandes rematadores, quienes comienzan a interesar a los elencos del Viejo Continente. Con esto se potencializó una nueva generación de embaladores.

4. El fenotipo de nuestros corredores les da ciertas ventajas sobre los demás, especialmente cuando se señala a los escaladores.

5. Gracias al apoyo de los padres de familia de estos jóvenes que, unidos al respaldo de la parentela y amigos, se hace posible que el deportista pueda surgir. Por lo regular papá y mamá son los primeros patrocinadores.

6. En el medio del pedal existen verdaderos ángeles que han descubierto joyas del ciclismo.

7. Colombia tiene una arraigada tradición ciclista que infortunadamente no ha sido bien aprovechada ante el mundo. El ciclismo es un producto de exportación que debería ser mirado así por el Estado.

8. El sacrificio, el hambre y las ganas de derrotar la pobreza han hecho de muchos de nuestros ciclistas verdaderos hombres de acero.

9. Los grandes corredores como Rigoberto Urán, Nairo Quintana y Egan Bernal, terminaron de formarse fuera del país, gracias al apoyo de personas que hacen parte del movimiento de las bielas y los pedales de Europa.

10. Con la globalización y el crecimiento del ciclismo en los últimos años y la entrada de las multinacionales a los cuadros de la categoría World Team, el deporte del pedal genera ingresos a nivel internacional. Esto les ha permitido a nuestros héroes disfrutar del ascenso social.

11. A pesar de la falta de continuidad en los programas de gobierno, y la politiquería que no falta, algunos departamentos como Antioquia y Boyacá, por ejemplo, han mantenido su respaldo al ciclismo.

12. Serán muchos los años por venir, para seguir disfrutando de los éxitos de los escarabajos, a pesar de que afuera valoren más nuestro talento. Si este fenómeno ocurriera en un país desarrollado, el apoyo sería total y el enfoque muy diferente.

13. Alienta el resurgir del ciclismo femenino, con el respaldo de algunos patrocinadores. Hay que promoverlo de manera decidida.

Ahora hagamos un repaso de cuáles son las falencias y lo mucho por corregir en nuestro ciclismo interno:

1. De cara a las contundentes evidencias, el ciclismo debería ser declarado como deporte nacional en Colombia, lo que le podría traer enormes beneficios al país.

2. Esta disciplina deportiva adolece de un sistema. De un sincronizado engranaje con numerosos estamentos que hagan parte de él, como sucede con el fútbol profesional, en el que casi todo el mundo tira para el mismo lado.

3. El pedal debe convertirse en un sector formalizado, que se constituya en una verdadera organización, agremiación o asociación.

4. Es importante promover la creación de un manifiesto sobre el uso de la bicicleta, mediante el cual se congreguen todos los sectores que hacen parte del ciclismo competitivo, recreativo y transporte. Establecer políticas claras.

5. Ni en los colegios, ni en las universidades de Colombia existe orientación hacia este deporte desde temprana edad. Esto podría ser contemplado como parte de la cultura y la formación académica en tiempos de bicicleta.

6. Aquí no se cultiva el apoyo al ciclismo desde la base, a no ser que algún corredor se convierta en figura. Hay empresas, políticos y dirigentes que se aprovechan de esto cuando se presenta un éxito resonante. No siembran como política general.

7. No existe el adecuado seguimiento a deportistas desde sus inicios, como sí sucede en otras naciones.

8. En países como Estados Unidos llevan las estrellas colegiales y universitarias a los pequeños equipos, creando oportunidades, por lo que los jóvenes tienen rápida figuración.

9. Que los ciclistas juveniles puedan disfrutar de becas, estímulos de diversa índole y horarios especiales, para poder adelantar sus estudios de bachillerato y universitarios. Se requiere contar con deportistas bien formados desde la base.

10. Hoy hacen falta velódromos adecuados en Colombia (techados y con pista de madera); carreteras y vías disponibles; más infraestructura, con el fin de masificar certámenes del pedal. Las concesiones viales deberían ser directas aliadas del ciclismo, incluso ser patrocinadoras.

11. No se ha sembrado una cultura de respeto al ciclista, quien día a día expone su vida en las carreteras de la nación.

12. Internamente, es necesaria una adecuada comercialización del ciclismo hacia las grandes empresas, que no ven reflejados los beneficios de manera directa. Esto lo miran como un gesto de ayuda, más que como un tema de inversión.

13. En Colombia no hay exenciones tributarias para las empresas que apoyen al ciclismo. Resulta clave contar con la decidida participación de la empresa privada.

14. No existe un programa de respaldo formal a los pocos clubes de formación existentes, ni mucho menos a la creación de nuevos entes. El apoyo resulta precario.

15. Es evidente la falta de más programas de capacitación y desarrollo de técnicos especializados y preparadores físicos. Llevar el ciclismo a las aulas de clase, especialmente a la universidad que se ha quedado corta en este campo.

16. Urge la aparición de dirigentes de ligas, federaciones y clubes con jóvenes preparados, sin olvidar la cuota de experiencia.

17. Infortunadamente, la Fedeciclismo no se ha abierto a que se organicen otros modelos de carreras en el país, lo que traería consigo mayor modernización de las competencias y así poder hacer más eventos internacionales de gran magnitud.

18. Es evidente la falta de controles sorpresa al dopaje. Llevar más educación a ciclistas y técnicos sobre los inconvenientes de lo que se considera como un flagelo. En esto del control es clave el papel del Ministerio del Deporte.

19. Amerita revisar el asunto de las licencias departamentales y nacionales. Un corredor juvenil, que apenas comienza, debe pagar $130.000 anuales, si es afiliado a la Liga de Antioquia, y $120.000 si se trata de la licencia nacional. Este dinero sale, regularmente, de los bolsillos de los padres de familia.

20. En Colombia se organizan carreras para jóvenes como las Vueltas del Futuro, del Porvenir y la Juventud, pero sin apoyo económico para los equipos, y al contrario, estos deben cubrir todos los gastos, incluyendo alimentación, hidratación, transporte, alojamiento, mecánicos, masajistas y auxiliares. Todas las premiaciones de estas competencias deberían ser en metálico, para que se vea retribuido el esfuerzo y la inversión.

21. De parte del Estado no existe la figura del cero arancel a las importaciones de bicicletas, para que estas puedan tener más acceso al público en general. En países como Chile el comercio de la bicicleta es mucho mayor comparado con Colombia. Allí no hay aranceles, está la ventaja del ingreso per cápita y de paso se lleva salud y recreación a la ciudadanía.

22. Los medios de comunicación del país, con las valiosas excepciones de aquellos que han trabajado durante muchos años en pro del ciclismo, no valoran informativa y equitativamente el pedal. Solo con los recientes triunfos obtenidos en Europa se ganó un espacio, especialmente en la televisión.

Después de este repaso ¿Qué opinión tiene acerca de lo que vive el ciclismo interno y de muchos de sus milagros?

Por: Carlos Ballesteros (Gerente Bike House)

Seguir leyendo
Anuncio
Anuncio

Todos los derechos reservados © 2007-2019 Mundo Ciclístico SAS.
Calle 79 No. 18-34 Of. 602
Tel: (+57) 1 9370461
Email: mundociclistico@gmail.com
Bogotá, Colombia, Sur América.