Connect with us

Ruta

De abuso en abuso

Publicado

el

Por: Carlos Ballesteros

Durante 37 años de vida laboral nunca había encontrado tantas oportunidades como dificultades en el trabajo. El sector del ciclismo en el que me desempeño vive, por fortuna, momentos de auge, pero paradójicamente, al igual que en muchas empresas, ronda la incertidumbre. Los abusos vienen de una y otra parte, lo que deriva en una cadena de hechos lamentables sucedidos a partir del año 2020. Veamos:

1. Apareció la pandemia del covid-19 y tuvimos que cerrar temporalmente las empresas, pero manteniendo los gastos de personal, arrendamiento y costos financieros, entre lo más relevante, sin faltar el descaro de algunos arrendadores que aprovecharon para cobrar sanciones por entrega anticipada de locales o mantener su valor como si nada pasara.

2. Debemos afrontar la enfermedad causada por el virus, tanto en nuestras familias como en los empleados, incluidos los tristes desenlaces, que de haber llegado las vacunas antes, hubieran podido evitarse muchos de ellos. Hasta la “salvación” de los bancos fue corta, porque el haber ayudado con la congelación de pagos, solo aplazó las deudas, se acumularon más intereses y muchas empresas tuvieron que cerrar.

3. Luego sobrevino la reapertura y, gracias al buen volumen de ventas, bajó el nivel de inventarios, pero los tiempos de producción se incrementaron de tres hasta 18 meses, sin tener alternativa alguna para responder frente a la demanda, pero sí manteniendo empleados y demás gastos.

4. Debido a la alta demanda se generó escasez de materias primas y componentes que incrementaron los precios entre un 15% y 22% a nivel mundial.

5. Las grandes órdenes mundiales de muchos sectores de la economía colapsaron, los envíos marítimos y los fletes pasaron inexplicablemente de US$1.500 hasta US$ 14.000 por contenedor de 40 HC. Las navieras incrementaron fletes de manera arbitraria y desmedida frente a la urgencia de las importadoras para recibir productos.

6. Las fechas de embarque fueron y han sido pospuestas, una y otra vez, debido al alto flujo de tráfico, aumentando las demoras y, por ende, retrasando aún más las entregas.

7. Llegaron las protestas, los cierres de vías y el injustificado vandalismo que obligaron de manera irresponsable a confinar los puertos marítimos, generando el represamiento de productos. Con esto se disparó el desabastecimiento y la angustia para muchos empresarios. Y vinieron, además, las cifras récord de contagios y muertes por covid-19.

8. Los contenedores que traen productos y mercancías importadas llegan al puerto marítimo y, al no poder salir, deben pagar altas sumas de almacenamiento sin recibir a cambio ninguna ayuda ni descuento de parte de los lugares de desembarque.

9. Después de un mes de crisis hay que proceder a nacionalizar los productos pagando impuestos, IVA, almacenamiento y moras por anticipado. La gran mayoría de las empresas debieron sacar dinero de donde no había, recurriendo a préstamos con tasas de interés regulares, sin tener ninguna contemplación por la crisis vivida.

10. Las navieras, no contentas con el alza desmedida de los fletes, cobran sin piedad hasta US$200 por día de mora en devolver los contenedores y algunas disminuyeron los días libres de entrega. Lo anterior significa que si un contenedor llegó a finales de abril y salió a principios de junio, después de “levantar” los bloqueos, en promedio pagó $12 millones en almacenamiento y hasta $20 millones de mora por contenedor. Además, las navieras generaron más cobros adicionales, en algunos casos, por no recibir los contenedores vacíos en cada ciudad, obligando a llevarlos a puerto.

11. Cuando pensábamos que no serían más las sorpresas, se presentó la estocada final: los transportadores subieron el precio de los fletes de Buenaventura, pasando de $ 3,5 millones hasta $10 millones.

12. Debido a la congestión en los puertos, los productos no llegan y los clientes se desesperan, lo que produce confrontaciones y malentendidos. Los resultados son nefastos para la sociedad, porque la mayoría de costos extras se trasladan al consumidor final, sin faltar los que abusan aumentando más de lo justo.

Por uno y otro lado, los empresarios debemos asumir todos los males del Estado, además del vandalismo y los cierres protagonizados por una sociedad inconforme. ¿Será que si desaparece la clase empresarial, mirada con odio por muchos, llegarán tiempos de prosperidad? ¿Quién pagará los gastos e inversiones del Estado sin la ayuda de los impuestos?

El llamado es a que mejoremos a Colombia. No la destruyamos, aunque nuestra patria haya demostrado templanza y resiliencia ante tanta maldad desatada. Esta es una raza amable, trabajadora, pujante y luchadora. Por eso y mucho más, y a pesar de tantos problemas, ¡de aquí nadie nos saca! No vamos a irnos para otra nación, porque esta es nuestra casa, pero es urgente acabar con tanto odio y abusos de uno y otro lado, trabajar con compromiso social y tomar decisiones de fondo en el control a una desmedida corrupción que nos agobia.

Desde aquí invito a los empresarios a trabajar unidos, con berraquera, optimismo y con más ánimos que nunca, ayudando a los más necesitados para acabar con tanta desigualdad, porque más importante que acumular es compartir de manera solidaria y generosa, ya que la indiferencia también es nefasta para vivir en comunidad. Nuestro adorado país no puede ser destruido por unos pocos. Los que queremos a Colombia somos más, pero los abusadores deben ser menos.

Anuncio

Ruta

¡HISTÓRICO! Richard Carapaz CAMPEÓN OLÍMPICO de Ruta en Tokio. Rigoberto Urán octavo

Publicado

el

Richard Carapaz en meta como Campeón Olímpico en Tokio 2020 (Photo©BettiniPhoto2021)

En un suceso memorable para el ciclismo latinoamericano y en general para el deporte ecuatoriano, Richard Carapaz se coronó Campeón Olímpico de Ruta en Tokio este sábado tras una espectacular acción ofensiva ejecutada sobre los últimos 24 kilómetros de carrera. Sensacional carrera de Rigoberto Urán que ingresó a la meta en la octava posición.

Carapaz que solamente contó en su apoyo con Jhonatan Narváez como su escudero de lujo en el seleccionado ecuatoriano, navegó en solitario en los últimos seis kilómetros de carrera para enfundarse con gran merito la presea de oro, al superar por 1 minuto 7 segundos a dos de los principales llamados a ganar, el belga Wout van Aert y el esloveno Tadej Pogačar que subieron al podio por las preseas de plata y bronce.

Gran carrera de los cuatro representantes colombianos en esta prueba, Rigoberto Urán que fue gran protagonista en las instancias decisivas de la prueba ocupó la octava posición en línea de meta, actuación que lo hace merecedor a diploma olímpico. Por su parte, Esteban Chaves, Nairo Quintana y Sergio Higuita que cedieron terreno en la explosiva ascensión final arribaron a la meta en las posiciones 45, 69 y 81.

Wout van Aert, Richard Carapaz y Tadej Pogačar en el podio de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (Photo©UCI)

Desde los primeros kilómetros de esta prueba que se desarrolló entre Musashinonomori Park y Fuji International Speedway, sobre una distancia de 234 kilómetros, bajo la inclemente temperatura japonesa, se conformó la gran escapada del día con ocho corredores; Orluis Aular (Venezuela), Michael Kukrle (República Checa), Juraj Sagan (Eslovaquia), Polychronis Tzortzakis (Grecia), Eduard Michel Grosu (Rumania), Elchin Asadov (Azerbaiyán), Paul Daumont (Burkina Faso) y Nic Dlamini (Sudáfrica).

El control sobre la escapada la ejercieron en todo momento los seleccionados de Bélgica y Eslovenia, que permitieron a la escapada contar en su favor con una diferencia cercana a los veinte minutos. Mientras en la parte posterior del colectivo, sobre el kilómetro 80 de competencia, los británicos Geraint Thomas y Tao Geoghegan Hart sufrían una caída que lograron librar los colombianos. Sin embargo, Nairo Quintana tuvo un pinchazo que lo relegó del grupo al que finalmente logró retornar.

En la más extensa ascensión del día al Fuji Sanroku, el ritmo en el grupo principal comandado por el indomable corredor esloveno Jan Tratnik aumentó, dejando en el camino a una importante cantidad de corredores, permitiendo además un importante descuento sobre Juraj Sagan, Orluis Aular, Nic Dlamini, Michael Kukrle y Polychronis Tzortzakis, que permanecían en punta. Entre los que cedieron terreno sobre los últimos kilómetros de escalada al tercer puerto del día, se destacó el español Alejandro Valverde que no pudo mantener el ritmo y en el descenso logró conectar nuevamente con el pelotón.

Rigoberto Urán en meta de la prueba de gran fondo en ruta de los Juegos Olímpicos de Tokio (Photo©Comité Olímpico Colombiano)

Con sesenta kilómetros por recorrer, Italia intentó marcar la diferencia desde larga distancia con Damiano Caruso. Sin embargo, Bélgica se encargó de neutralizar la acción ofensiva del subcampeón del Giro 2021, para dar paso a un gran ataque cinco kilómetros más adelante de Remco Evenepoel, que se llevó a su rueda a Vincenzo Nibali y Eddie Dunbar que estuvieron atentos a la marca, acción que no logró prosperar ante la persecución consentida en el grupo que cerró la posibilidad ante la fortaleza de los punteros.

Italia y Bélgica tomaron el control del grupo principal previo al inicio de Mikuni Pass, penúltima escalada de esta prueba en la que Nairo Quintana, Sergio Higuita y Esteban Chaves perdieron contacto con el grupo, al igual que un número importante de corredores, entre los que se destacaron entre otros; Vincenzo Nibali, Alejandro Valverde y Remco Evenepoel. El colectivo principal en el que subsistían una docena de hombres estuvo controlado por el conjunto flamenco que se limitó a marcar el ritmo.

Con tres kilómetros para la conclusión de Mikuni Pass y poco más de 38 para el arribo, Tadej Pogačar ejecutó una brutal aceleración que le permitió marcar la diferencia sobre sus rivales. El reciente campeón del Tour de Francia se llevó a su rueda a los norteamericanos Michael Woods y Brandon McNulty, que contribuyeron en el impulso de la diferencia, mientras que Wout van Aert lideraba la persecución en el reducido grupo en el que subsistían entre otros el colombiano Rigoberto Urán y el ecuatoriano Richard Carapaz que logró conectar con Pogačar antes de concluir la escalada con Michal Kwiatkowski.

Richard Carapaz en el podio como Campeón Olímpico en Tokio 2020 (Photo©UCI 2021)

En el transito final hacia Kagosaka Pass, Wout van Aert que se había descolgado de la docena de hombres que rodaban en cabeza de carrera, logró conectar junto a Jakob Fuglsang, Bauke Mollema, Simon Yates y Maximilian Schachmann, para sumarse a Pogačar, Urán, Carapaz, Woods, McNulty, Kwiatkowski y Bettiol que rodaban en punta. La falta de coordinación para mantener un ritmo constante le permitió a 24.5 Km del arribo al ecuatoriano Richard Carapaz y el estadounidense Brandon McNulty marcar la diferencia sobre sus rivales.

Carapaz y McNulty trabajaron en pletórica armonía, mientras en el grupo secundario, Rigoberto Urán y Wout van Aert adelantaban una furibunda persecución, cuando la diferencia disminuía considerablemente. Richard Carapaz se la jugaba a 6 kilómetros del arribo en solitario, mientras que Brandon McNulty cedía ante la implacable determinación del ecuatoriano que subiría a lo más alto del podio por la presea de oro.

La prueba de gran fondo para las damas será la segunda competencia en la ruta de la olimpiada, carrera que se cumplirá en la noche colombiana de este sábado a partir de las 11:00 p.m. sobre una distancia de 137 kilómetros entre Musashinonomori Park y Fuji International Speedway.

Resultados Finales

1 CARAPAZ Richard Ecuador 6:05:26

2 VAN AERT Wout Belgium 1:07

3 POGAČAR Tadej Slovenia 1:07

4 MOLLEMA Bauke Netherlands 1:07

5 WOODS Michael Canada 1:07

6 MCNULTY Brandon United States 1:07

7 GAUDU David France 1:07

8 URÁN Rigoberto Colombia 1:07

9 YATES Adam Great Britain 1:07

10 SCHACHMANN Maximilian Germany 1:07

45 CHAVES Esteban Colombia 10:12

69 QUINTANA Nairo Colombia 16:20

81 HIGUITA Sergio Colombia 16:20

Seguir leyendo

Ruta

“No logramos la medalla, pero se dio todo y quedamos contentos con el resultado”: Rigoberto Urán

Publicado

el

Rigoberto Urán en meta de la prueba de gran fondo en ruta de los Juegos Olímpicos de Tokio (Photo©Comité Olímpico Colombiano)

Rigoberto Urán entregó un balance satisfactorio de su notable actuación este sábado en la prueba de gran fondo en ruta de los Juegos Olímpicos de Tokio. El espigado corredor de Urrao que ingresó a la meta en la octava posición, destacó la gran victoria de Richard Carapaz y habló de la rudeza del trazado japonés.

El antioqueño se mostró satisfecho con el resultado obtenido. “Dimos todo. Luchamos mucho en la subida. Quedamos en un grupo bueno. Al fin y al cabo, estas olimpiadas son de contar con buena suerte y estar en el corte que es. Creo que la luchamos, dimos lo máximo y quedamos contentos con el resultado. No logramos la medalla, pero se dio todo”.

El corredor del EF Education Nippo destacó el alto nivel de dificultad del trazado de esta prueba. “Fue muy dura por el calor y el desnivel. Una etapa dura para todos, teníamos buenas opciones y quedo feliz porque gana un amigo para Ecuador. La carretera y la bicicleta, lo ponen a uno en el lugar que es”.

Las olimpiadas siempre son un circuito, esta fue en línea y con mucha montaña. Era dura para todos. Teníamos buenas opciones, luchamos y lo dimos todo”, agregó el espigado pedalista colombiano que fue medallista de plata en Londres 2012.

Seguir leyendo

Ruta

“Esto es lo mejor que me pudo haber pasado en la vida”: Richard Carapaz

Publicado

el

Richard Carapaz en el podio como Campeón Olímpico en Tokio 2020 (Photo©UCI2021)

Richard Carapaz sorprendió a los grandes favoritos a la conquista del oro olímpico en la prueba de gran fondo en ruta de Tokio 2020. El astro ecuatoriano que entra en la historia como el segundo medallista de oro olímpico en la historia de su país, conquistó una espectacular victoria en solitario, para acceder al primer escalón del podio en territorio japonés. Impresiones del corredor del INEOS Grenadiers al concluir la prueba.

Para el ecuatoriano obtener el segundo metal dorado olímpico para su país tiene un significado especial. “Esto es lo mejor que me pudo haber pasado en la vida. Es la segunda medalla de oro en nuestra historia. Si no me equivoco, son 24 años desde la última, así que es especial. Es especial porque es la primera en este deporte y creo que es el deporte que la mayoría de la gente sigue en mi país”.

Richard Carapaz en meta como Campeón Olímpico en Tokio 2020 (photo Luca Bettini/BettiniPhoto©2021)

“Hemos tenido muchos buenos logros, algunos buenos títulos y ahora otro con esta medalla de oro. Es increíble. Simplemente esperé mi momento. Fue un día un poco loco y una carrera muy dura”, agregó el campeón del Giro de Italia 2019.

Carapaz afirmó que a pesar de no contar con un numeroso equipo en su apoyo fue importante la confianza. “No tenía un equipo como algunos de los otros, éramos solo Jonny y yo, pero teníamos confianza, ambos tenemos bastante experiencia y hemos corrido mucho en Europa.

Seguir leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio