Connect with us

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: 40 años de Giro

Hace menos de un mes, la Federación Colombiana de Ciclismo (FCC) celebraba en Bogotá una fastuosa gala histórica en la que precisamente se hizo énfasis en la aparición –por primera vez– de un ciclista colombiano en la carrera que entonces, como casi todas las demás del viejo continente, significaban para nuestro país algo inalcanzable, misterioso, mítico e intocable: El Giro de Italia.

Publicado

el

Las Escapadas del Profe Urrego

Las Escapadas del Profe Urrego

Hace menos de un mes, la Federación Colombiana de Ciclismo (FCC) celebraba en Bogotá una fastuosa gala histórica en la que precisamente se hizo énfasis en la aparición –por primera vez– de un ciclista colombiano en la carrera que entonces, como casi todas las demás del viejo continente, significaban para nuestro país algo inalcanzable, misterioso, mítico e intocable: El Giro de Italia.

El aventurero del momento, o mejor, el pionero del pedalismo de nuestro país en el Giro, no fue otro que Martín Emilio ‘Cochise’ Rodríguez, quien forzado por las circunstancias –declarado ciclista profesional no pudo competir en la Olimpiada de 1972- aterrizó un buen día en Italia, contrato en mano, para compartir con el entonces máximo ciclista de ese país (Felice Gimondi) en el inolvidable equipo Bianchi-Campagnolo. ‘Cochise’ ya era conocido como campeón mundial en pista y campeón de la Vuelta a Colombia y el Clásico RCN en la ruta.

Era el año 1973 y desde entonces, los pedalistas colombianos han escrito una historia de gigantes en la famosa carrera que tiene como emblema para el líder y campeón, una camiseta rosada que es hoy un símbolo universal del ciclismo como la amarilla es para el Tour de Francia. ‘Cochise’ inició en su primera participación en el Giro de Italia, una serie de triunfos -etapa en Forte dei Marmi-, que se han venido acumulando en estos 40 años y que han sido cada vez a cual más importantes, dramáticos, impactantes y sobre todo, muestra del talento y clase de los hombres nacidos en Colombia con su destino marcado para brillar ejerciendo la profesión del ciclismo en Italia o en cualquier parte del mundo.

‘Cochise’ Rodríguez, Luis Herrera, Oliverio Rincón, Freddy y ‘Chepe’ González, Carlos Contreras, Hernán Buenahora, Iván Parra, Víctor Hugo Peña, Luis Felipe Laverde, Miguel Ángel Rubiano, Rigoberto Urán, Sergio Luis Henao, son entre otros, nombres de rutilantes estrellas del pedalismo nacional y mundial que se han consagrado en diversas épocas en el Giro de Italia, gracias a espectaculares victorias o inolvidables episodios protagónicos y han sembrado allí una cosecha que hoy recoge uno de sus frutos más preciados, como es la anhelada carta de invitación para participar en el Giro del próximo mes de Mayo con un equipo puramente colombiano, auspiciado por el gobierno nacional a través de Coldeportes: El Team Colombia.

Apenas en su segunda temporada, este proyecto ha dejado de serlo para convertirse en una feliz realidad pues el ser aceptado en el Giro de Italia le significa recibir su bautizo y reconocimiento en el escenario del gran ciclismo mundial, gracias a la solidez, presentación, seriedad y prestigio de quienes lo gestionan en Italia (Claudio Corti) y en Colombia (Coldeportes, COC y FCC). Su debut el año pasado con 6 victorias e invitaciones a grandes carreras del calendario mundial no podía ser más auspicioso para este grupo de jóvenes que representan una nueva generación ciclística colombiana, conocedora no solo de la realidad del ciclismo de hoy sino consiente de la responsabilidad que les acompaña como portadores de la historia que comenzó a escribirse hace 40 años y que curiosamente, encuentra en este 2013, la fecha y evento justos para celebrar y recordar todo lo que el ciclismo colombiano ha sido en el Giro de Italia.

No hay duda que se ha llegado velozmente a un punto clave dentro de este proyecto que pretende brindarle espacio propio para su desarrollo crecimiento a los ciclistas colombianos pero tampoco puede haberla en cuanto a lo que esto implica y debemos entonces, hablar más bien de un punto de partida hacia nuevos y más ambiciosos objetivos. Estar en Nápoles para la partida del Giro en el próximo mes de mayo no significa ya la consagración, que es demasiado esquiva y hay que buscarla pagando un alto precio con trabajo y esfuerzo sin límites.

Vamos a esperar su actuación en este primer lance, con la prudencia necesaria. Sin sobrevalorarlos ni ubicarlos en el ‘grupetto’. Todo tiene su tiempo y su medida. Estamos siguiendo un proceso que requiere paciencia, conocimiento, apoyo en todas las circunstancias. Individual y colectivamente es un equipo con todo el futuro delante suyo, un pasado muy reciente y un presente con el que es posible esperar muchas cosas en su debido momento. Los conocemos bien y sabemos de dónde vienen y hacia donde se dirigen.

Esta invitación, es más bien, la puerta de entrada a una fiesta en la que llegar bien vestido, saber bailar y comportarse adecuadamente, son requisitos indispensables en sus interminables planicies, ritmo infernal, míticas e increíbles escaladas, fríos paralizantes y tantas viscitudes más de la  “carrera rosada”, que se alzan como un nuevo desafío que Duarte, Chaves, Atapuma, Suárez, Marentes, Osorio, Romero, Duque, Pantano, etc, deberán afrontar junto a los mejores ciclistas y equipos del mundo. ¡¡¡Buona Fortuna, Ragazzi!!!!

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: UN COLOMBIANO GANARÁ EL TOUR…Y…LO GANÓ!

Publicado

el

"Egan Bernal regresará a su hogar en Colombia con el tesoro más anhelado por un ciclista en cualquier parte del mundo, la camiseta amarilla" (Foto: A.S.O./Pauline BALLET)

París (Francia)

Con la frase: “Un colombiano ganará el Tour” se tituló durante el Tour de Francia 2015 un reportaje que el prestigioso diario deportivo L’ Equipe tuvo la generosidad de hacer con este servidor.

Lo traigo a colación porque en este se encuentra reflejada la historia de una lucha iniciada en 1975 por Cochise Rodriguez (el primer ciclista colombiano en correr el Tour de Francia), seguida en 1983 con la aparición del Pilas Varta-Colombia como primer equipo nacional en la más grande carrera del mundo y reforzada en 1988 con Fabio Parra, como el primer colombiano en subir al podio, convirtiendose en el punto de partida para saber que era posible ganarlo algun día por parte de un ciclista nacido en nuestras tierras. 

«Con la frase: “Un colombiano ganará el Tour” se tituló durante el Tour de Francia 2015 un reportaje que el prestigioso diario deportivo L’ Equipe tuvo la generosidad de hacer con este servidor«

Pasaron desde entonces 31 años en los cuales el país aprendió a vivir la fiesta de julio con sus hombres batallando contra los mejores ruteros del mundo por una victoria parcial, la camiseta del mejor escalador, la de mejor joven, un puesto en el top diez, cinco y un puesto en el podio y la camiseta amarilla de campeón. 

En estas tres décadas he tenido el privilegio y la fortuna de verlos sonreír ante el éxito y los muchos logros alcanzados, los he visto derrotados, heridos física y mentalmente. Fracturados sus huesos pero no su voluntad para levantarse y seguir. Los he acompañado en desfiles multitudinarios como héroes y dioses pero también los he acompañado en la soledad de la ignominia, la ofensa y crítica desmesurada y miserable y tal vez juntos todos juntos nos propusimo nunca perder la fe, seguir siempre soñando y sabiendo que era posible para un ciclista colombiano GANAR EL TOUR DE FRANCIA…Y…LO HA GANADO!

«Los he acompañado en desfiles multitudinarios como héroes y dioses pero también los he acompañado en la soledad de la ignominia, la ofensa y crítica desmesurada y miserable»

Lo gana con Egan Bernal, un jovencito de 22 años, un superdotado por la naturaleza, un genio de la bicicleta nacido curiosamente en Zipaquirá, la cuna del pionero del ciclismo colombiano Efraín Forero, campeón de la primera Vuelta a Colombia en 1951. 

Con apenas cuatro años en el gran ciclismo europeo y proveniente del mundo del Mountainbike, Bernal consigue la máxima hazaña del deporte colombiano en toda su historia, gesta incomparable y de tal dimensión que muchos tendrán dificultades para entender o dimensionar, pues se trata del tercer evento deportivo del planeta.

«Bernal consigue la máxima hazaña del deporte colombiano en toda su historia, gesta incomparable y de tal dimensión que muchos tendrán dificultades para entender o dimensionar»

Egan regresará a su hogar en Colombia con el tesoro más  anhelado por un ciclista en cualquier parte del mundo, la camiseta amarilla, la única que faltaba, para añadir a la rosada del Giro ganada por Quintana y a la roja del mismo Nairo y amarilla de “Lucho” en dos Vueltas a España, para retribuir una historia de 70 años de ciclismo en Colombia y reconocer con ello a todos los integrante del movimiento ciclístico colombiano quienes hoy tenemos y reclamamos el derecho legítimo que nos acompaña al ver hecho realidad el SUEÑO AMARILLO gracias a Egan Bernal, cabeza de una generación de oro que representa el mayor tesoro de Colombia: SUS CICLISTAS.

«Reclamamos el derecho legítimo que nos acompaña al ver hecho realidad el SUEÑO AMARILLO gracias a Egan Bernal, cabeza de una generación de oro que representa el mayor tesoro de Colombia: SUS CICLISTAS»

Seguir leyendo

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: Hay vida después del Tour

París | Por: Héctor Urrego Caballero.

Una vez conocidos los resultados del Tour de Francia corresponde hacer los análisis respectivos que cada quien realizará según sus conocimientos, intereses, sentimientos, entre otros, tanto para ver una victoria inobjetable y merecida por parte de Geraint Thomas como para analizar el resto de los elementos que componen un evento de esta naturaleza.

Publicado

el

Hector-Urrego-Caballero-COlumna-370

"Para todos el Tour ya es historia, la vida sigue para los vencedores y los vencidos. La vida sigue y la Vuelta a España así como los Campeonatos Mundiales de Ruta están a la vuelta de la esquina"
París | Por: Héctor Urrego Caballero.

Una vez conocidos los resultados del Tour de Francia corresponde hacer los análisis respectivos que cada quien realizará según sus conocimientos, intereses, sentimientos, entre otros, tanto para ver una victoria inobjetable y merecida por parte de Geraint Thomas como para analizar el resto de los elementos que componen un evento de esta naturaleza.

Y uno de esos componentes ha sido la participación colombiana con seis de sus mejores representantes, entre los cuales estuvo el subcampeón del 2018, Rigoberto Urán, así como Nairo Quintana, inquilino del podio en tres de las cinco oportunidades en las que ya ha participado, contando en esta versión del Tour con la presencia de Fernando Gaviria, Egan Bernal y Daniel Martínez como debutantes mientras Darwin Atapuma se apuntaba por tercera vez en el Tour.

Nos corresponde analizar la actuación de nuestros ciclistas y hay calificarla con nota sobresaliente porque la máxima nota es únicamente para calificar al vencedor, los ocupantes del podio final, o los ganadores de las camisetas puestas en juego como montaña, puntos y jóvenes. 

Desde ese punto de vista, solamente los mezquinos de corazón pueden negar la formidable aparición de Fernando Gaviria como vencedor de dos etapas y haciendo historia al convertirse en el segundo ciclista colombiano en vestir la famosa camiseta amarilla, así las fuerzas le hubiesen abandonado como a tantos otros de su estirpe de velocista (Kittel, Greipel, entre otros), obligándolo a regresar a su casa demasiado temprano, sucediendo lo mismo con Urán, victima de la insalvable caída en la etapa del pavé con lo que su deseo de replicar la actuación del año pasado terminó muy pronto. 

El Tour siguió su marcha y nos mostró en las dos ultimas semanas a Nairo Quintana con flaquezas en los Alpes pero con fortalezas y virtudes en los Pirineos lo que le permitió ganar una magistral etapa y acercarse el lugar que le corresponde entre los mejores, pero una violenta caída estuvo a punto de enviarlo también, de regreso, lo que no sucedió por el valor y determinación de quien sigue siendo, a pesar de todo, un gran campeón que apenas esta entrando en la edad de oro del ciclista, asunto en el que pocos suelen fijarse.

Por su parte, el Tour terminó para Egan Bernal de manera brillante, con un demostración de condiciones exhuberantes a pesar de contar con apenas 21 años y en medio del reconocimiento no solo de Thomas y Froome -sus jefes de filas- sino de técnicos, manejadores, organizadores, periodistas y aficionados de todo el mundo con lo que el de Zipaquirá llega para reforzar esa generación de oro de la cual venimos disfrutando desde hace ya casi una década.

Daniel Martínez mostro igualmente que le aguarda un futuro lleno de satisfacciones y Darwin Atapuma cumplió con la función del gregario fiel que casi siempre le ha sido encomendada. Todos juntos hoy, incluidos Urán y Gaviria, tienen motivos para celebrar su participación en el Tour 2018, con la certeza de haber aportado todo lo que pudieron y haber puesto sus fuerzas intentando cada uno cumplir sus objetivos y los de sus equipos.

Para todos el Tour ya es historia, la vida sigue para los vencedores y los vencidos. La vida sigue y la Vuelta a España así como los Campeonatos Mundiales de Ruta están a la vuelta de la esquina, así como el resto del calendario pues el ciclismo ni la vida se acaban ganando o perdiendo el Tour y menos aún, cuando se ha hecho todo lo posible por ganar y eso no le corresponde sino a uno solo. Esta vez tampoco ha sido un colombiano pero un día lo será. Seguro.

Seguir leyendo

Editorial

Las Escapadas de Héctor Urrego: Colombia con Quintana, Bernal, Martínez y Atapuma por un buen final de Tour.

Tolouse | Por: Héctor Urrego Caballero.

Este martes el Tour pone rumbo a París con un trío de grandes favoritos al título y al podio final (Geraint Thomas, Tom Dumoulin y Chris Froome), asediados por la necesidad de Primoz Roglic, Romain Bardet, Mikel Landa, Steven Kruswick y Nairo Quintana, en cuanto a descontar el tiempo perdido y demostrar que para ellos la palabra resignación no existe.

Publicado

el

Hector-Urrego-Caballero-COlumna-370

"Este martes el Tour pone rumbo a París con un trío de grandes favoritos y la necesidad de Nairo Quintana de remontar"
Tolouse | Por: Héctor Urrego Caballero.

Este martes el Tour pone rumbo a París con un trío de grandes favoritos al título y al podio final (Geraint Thomas, Tom Dumoulin y Chris Froome), asediados por la necesidad de Primoz Roglic, Romain Bardet, Mikel Landa, Steven Kruswick y Nairo Quintana, en cuanto a descontar el tiempo perdido y demostrar que para ellos la palabra resignación no existe.

El reciente vencedor del Dauphiné Liberé, Geraint Thomas, portador de la camiseta amarilla de líder en el Tour tiene a hoy día la sartén por el mango, cuenta con un colchón de seguridad apreciable y depende solamente de su capacidad para resistir los embates de sus más cercanos rivales, sacando de ese grupo a su compañero Chris Froome quien ha dado a entender claramente que no estará en contra de su compañero de equipo, lo que fortalece aún más al líder, quien de llegar en esta misma situación a la CRI final no tendría nada que temer frente a la “locomotora” Dumoulin, pues una de las fortalezas del galés está precisamente en esta clase de esfuerzos. A Thomas lo separan además un minuto y cincuenta segundos del holandés y 2:38 con Roglic que de mantenerlos hasta el sábado, estarían asegurándole la victoria en París el domingo próximo.

En cuanto al ciclismo colombiano y su final de Tour, todo va a girar en torno a Nairo Quintana y sus opciones de descuento en tiempo y posiciones de la general. El gran escarabajo boyacense afrontará la fase final del  Tour con la presión y la necesidad no solo de avanzar sino de ratificar su enorme prestigio alcanzado precisamente con tres podios sobre cuatro participaciones en el Tour.

Egan Bernal se ha convertido en la mas grata revelación del Tour, solamente cumpliendo a cabalidad la labor encomendada por su equipo Team Sky y dejando entrever que estamos al frente de un futuro grande del ciclismo mundial. Es posible pensar en verlo con la camiseta blanca de mejor joven el próximo domingo en París, sin que esta haya sido su objetivo principal.

Daniel Martínez con la camiseta del Education First y al igual que Bernal debutante del Tour, ha cumplido también con nota sobresaliente su participación, primero como fiel gregario de su capitán Rigoberto Urán y luego buscando su propio destino, integrando las grandes fugas con la ilusión de luchar por una etapa y una buena ubicación en el casillero general.

Darwin Atapuma tendrá en las etapas pirenaicas la oportunidad de brillar, en principio como apoyo de su jefe de filas en el UAE, Daniel Martin, y si las circunstancias son favorables seguramente intentará como el año pasado, lograr una victoria de la que estuvo muy cerca el año pasado. 

Seguir leyendo
Anuncio
Anuncio

Todos los derechos reservados © 2007-2019 Mundo Ciclístico SAS.
Calle 79 No. 18-34 Of. 602
Tel: (+57) 1 9370461
Email: mundociclistico@gmail.com
Bogotá, Colombia, Sur América.